Libertad!

Libertad!

martes, 9 de junio de 2015

La "Planta Acetaminofen¨o Boldo Paraguayo, contiene Ascaridol, componente activo de alta toxicidad,no recomendable para el uso humano


Sociedad Venezolana de Salud Pública
Red Defendamos la Epidemiología
8 de junio de 2015
La ¨Planta Acetaminofen¨o Boldo Paraguayo, contiene Ascaridol,
componente activo de alta toxicidad,
no recomendable para el uso humano


Propiciar el uso de productos naturales sin orientación profesional experta o automedicados, en el menor de los casos, es irresponsable y carece de justificación alguna.
La bibliografía nacional es abundante en identificar casos graves y mortales por el uso de plantas o hierbas con efecto tóxico, como el pasote, el poleo, la hierbabuena, la menta, la fregosa, el tilo, la manzanilla, el orégano y la salvia, especialmente en niños. Las cinco primeras, son las más frecuentemente usadas empíricamente en Venezuela. No así el boldo paraguayo o planta Acetaminofen, escasamente conocida.En el caso del uso del Pasote, como vermífugo, el componente activo es un compuesto  muy tóxico el Ascaridol, también presente en el Boldo Paraguayo. El Ascaridol es el principal componente del Aceite de Quenopodio, prohibido desde hace años por los riesgos de grave toxicidad.

"El boldo paraguayo - mal llamado "planta de Acetaminofén" , su denominación conduce a evidente confusión, - no tiene ninguna relación con el antipirético al cual se hace referencia. Al boldo paraguayo se le atribuyen propiedades antiulcerosas, digestivas y hepatoprotectoras... pero no antipiréticas; Sólo a modo de información, el acetaminofén (o paracetamol) es una molécula sintetizada químicamente en 1873, no de ocurrencia natural y usada universalmente desde la década de los años 50 del siglo pasado como antipirético.

¿Qué es la Planta de Acetaminofén?

Es importante aclarar que la planta conocida popularmente en otros países como boldo o planta acetaminofén (Plectranthus ornatus Codd);  no es recomendada debido a que su consumo puede producir la muerte.
El “boldo paraguayo”, “falso boldo” o “boldo rastrero”, ha sido ampliamente difundida como medicinal en Paraguay y Brasil, por sus supuestas propiedades antiulcerosas, digestivas y hepatoprotectoras. El mal uso de esta hierba podría resultar altamente peligroso.
Su consumo más habitual suele ser el de infusión. Esta se obtiene hirviendo un gramo de hojas secas por cada taza de agua durante 15 minutos, dejando reposar y colando.
 
 

(Plectranthus ornatus Codd)

Contraindicaciones y riego de toxicidad

El té de boldo, a pesar de sus presuntos beneficios,  contiene cantidades significativas de ascaridol, un compuesto tóxico.
La sobredosis de boldo puede llevar a la sobreexcitación, calambres, reflejos exagerados y convulsiones, de acuerdo con la "Guía Práctica de Medicina Natural" de la American Pharmaceutical Association.
Lo ideal es que no sea consumido por personas que sufren de nefropatías  así como tampoco en niños, mujeres embarazadas, ni pacientes con enfermedades hepáticas graves. No es recomendable su uso por períodos largos.

El ascaridol es un compuesto orgánico natural, clasificado como un monoterpeno bicíclico que tiene un puente inusual peróxido en el grupo funcional.
El ascaridol es el constituyente primario del aceite de quenopodio o té mexicano o paico; se obtiene a partir del quenopodio (Chenopodium ambrosioides), también conocido como Epazote o Pasote, Pazote, o Yerba Santa en Venezuela.
Es un líquido incoloro, soluble en muchos solventes orgánicos. Como otros peróxidos orgánicos de bajo peso molecular, es inestable y susceptible a explosión cuando se calienta o se trata con ácidos orgánicos.
El ascaridol ha sido usado como antihelmíntico en el control de nemátodos. Produce un efecto paralizante y narcótico sobre los parásitos intestinales, haciendo que se desprendan del tejido intestinal al cual están adheridos.
El ascaridol extraído directamente de la planta y posteriormente purificado, posee una alta toxicidad, en virtud de lo cual, su uso como fármaco antihelmíntico, fue prohibido en varios países desde hace años.

Reportes de muertes

EL INFORMADOR de Venezuela, reportó el día 5 de marzo, que hasta esa fecha se había reportado la muerte de dos niños, un bebé de un mes y otro de 14 meses de nacido por el consumo de la planta llamada “acetaminofén”.

Más información:

El director el Hospital Universitario Pediátrico Agustín Zubillaga (HUPAZ), Jorge Gaiti, manifiesta su preocupación ante la sospecha de la muerte de dos niños por intoxicación herbácea.
Los afectados fueron un bebé de un mes y ocho días de nacido, a quien le dieron una bebida de manzanilla y mastranto, además de un niño de 14 meses a quien le dieron a tomar un ‘guarapo’ de acetaminofén. Los decesos ocurrieron en enero pasado, detalla el galeno. Y la sospecha de la muerte es por intoxicación herbácea, reitera. Un tercer niño también se intoxicó por la misma causa, pero sobrevivió.
El galeno alerta sobre el peligro del consumo de infusiones de plantas y exhorta a no utilizar en niños de ninguna edad infusiones para bajar la fiebre y combatir diarreas, porque obviamente, las defensas de un infante enfermo son inferiores a la de uno sano y suministrarle un brebaje puede causarle problemas cardiovasculares, renales, así como al sistema nervioso central y dejar secuelas para toda la vida, incluso ocasionar la muerte, como se sospecha ocurrió con estos niños. “No se justifica que un niño se muera por esas causas”, insiste.
Si un infante padece una diarrea y le das una infusión que aumenta la diuresis, es decir, orina más, empeora su cuadro de salud porque la deshidratación es mayor. La recomendación es que “no me le den a los niños de ninguna edad infusiones de hierbas, no queremos sigan pasando situaciones similares como estas dos muertes que se sospecha sean por esta causa, porque esta matica (se referiría a la acetaminofén) la están vendiendo bastante, me dijeron a mí”, alerta el galeno.
Dijo que las investigaciones continúan; se les está haciendo la autopsia verbal, que consiste en hacer las entrevistas en el entorno. Y a la planta le harán los estudios respectivos en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, (UCLA).
¿Cree usted que la escasez de medicamentos influye en la ingesta de estas infusiones?
Entendemos la situación que se ha presentado con algunos medicamentos que no se consiguen y en el desespero los familiares recurren a hierbas, pero en el desespero no se puede poner en riesgo la vida del niño por la ingesta de algo que no se sabe quien dijo que era bueno contra determinada enfermedad, pues se desconocen las características de la planta.
Vía Yusnaby Post.

Enlaces y estudios nacionales sobre toxicidad por plantas o hierbas, especialmente en niños.


  1. by MDELCD MENDOZA - ‎Related articles
    A Dios Todopoderoso, luz que guía mis pasos. ✍ A la UCLA, Alma .... En Venezuela, las intoxicaciones son entidades de denuncia obligatoria y ... “Intoxicación por Plantas de Uso Popular en Pediatría”, se demostró que la planta medicinal ...
  2. by M Tomat - ‎Cited by 1 - ‎Related articles
    una práctica habitual en la población venezolana y las intoxicaciones en niños .... la población pediátrica de padecer intoxicación por plantas, desencadenando.
  3. by MS Ramírez Sánchez - ‎2007 - ‎Cited by 4 - ‎Related articles
    Hospital Universitario de Pediatría Dr. Agustin Zubillaga. ... Venezuela. manuelramirez@ucla.edu.ve, uec_cdcht@yahoo.com, ... Introducción: La achicoria o chicoria es una planta medicinal cuya infusión es ... Se reportan doce casos con probable intoxicación por achicoria (Cichorium intybus), en .... Guía de Fitoterapia.
  4. POR PLANTAS MEDICINALES EN EL SERVICIO DE PEDIATRÍA DEL ..... Grado de información sobre Intoxicación por plantas medicinales............ 51 ..... programa; como guía de ejecución y gestión para quienes se encargan de los ...
  5. Arismendi E, Ramírez J, Martínez N.
    Intoxicación por Plantas Medicinales en Niños Menores de Dos Años que Acudieron a la
    Emergencia Pediátrica del Hospital Central de Maracay. Años 1999-2001. Postgrado de
    Puericultura y Pediatría. Universidad de Carabobo. Farmacia al Día 2005; 3: 124-139.
  6. Rubio M, Rubio M, Ramírez M.
    Uso de infusiones de plantas medicinales en pacientes con enfermedades agudas gastrointestinales y Respiratorias que ingresan al Hospital Pediátrico “Dr Agustin Zubillaga
    2000. Arch Venez Puer Pediat 2004; 67(Suple 2): S23.
  7. Caloguero M, Diaz E.
    Intoxicación por Plantas en Pacientes ingresados al Servicio de Emergencia Pediátrica. Hospital Central de Maracay. Enero 1997- Diciembre 2000. Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría 2001; 1 (Suple 2): S87. 22.
  8. Daza, M.
    Causas de Intoxicaciones Herbáceas en niños menores de 12 años, ingresados en el Hospital Pediátrico “Dr. Agustin Zubillaga”. Julio 2002-2003. Tesis de Grado. Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado”. 2003.
    Disponible en

  9. .Carmona G.
    Intoxicaciones por Plantas. Manual de Toxicología Pediátrica. 2a. Ed. Alfa Impresores S.A. Valencia. Edo. Carabobo. 1993.
  10. Dao L, Ramírez M.
    Plantas Tóxicas y Medicinales Comunes Causantes de Toxicidad en
    el estado Lara. Fundación Dr Luis Dao Lameh. 1995 pp 45-48. Barquisimeto.
  11. Martínez, N.
    Las Plantas Medicinales. No son tan inofensivas como parecen. Boletín de Nutrición Infantil CANIA. Año 4, Nro. 8. Noviembre 2003.

  12. Orta G, Pérez E, Fernández J, Lezama B, Mejías E.
    Intoxicaciones por Lippia Alba en Pacientes Pediátricos en el Hospital Central de Maracay 1998-2001.
    Congreso Nacional Pediatría 2002. Arch Venez Puer Pediatr 2002; 65(Supl. 2): S80.27.

  13. Sayago J.
    Infusiones como factor que incide en la morbilidad y mortalidad en niños menores de 2 con Síndrome diarreico agudo simple y deshidratación grave isotónica. Hospital “Dr. Luis Razetti”. Barinas 2002-2004.
    Arch Venez Puer Pediatr 2005; 68(Supl 1): S61.
  14. Bereciartu, A. Determinación de alteración renal en pacientes intoxicados por plantas que acuden al Hospital Pediátrico
    “Dr. Agustin Zubillaga”. Junio 2004. Tesis de Grado. Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” 2005
    . Disponible en:

José Félix Oletta L.





Publicar un comentario