Libertad!

Libertad!

lunes, 26 de marzo de 2012

Vindicación de Vargas

Rafael Muci-Mendoza
Un desgobierno que ha destruido los hospitales en medio de una orgía de corrupción


Un nuevo natalicio de nuestro padre el sabio Vargas, encontró a nuestro presidente en Cuba, de espaldas a su país y a su medicina, tratándose una pretendida o desconocida enfermedad maligna y haciendo fiesta de lo que sus conciudadanos -pobres y ricos- en situación similar, viven en solitud y dolor porque la fuerza del destino ha cambiado su intención de vida; en muchos otros porque además, faltan atención y recursos para paliar al enemigo interno ante la gélida indiferencia del Estado. En medio del trato más displicente y despectivo por los médicos nacionales, aún de los que le apoyan y simpatizan con su pastiche ideológico, se ha ido al país de los babalawos a ser tratado con rezos, gallinas negras y abundante iatrogenia, pero con todo, en lo que él siente como el regazo materno.

El "reformador de los estudios médicos" en Venezuela, doctor José María Vargas quiere ser suplantado por un régimen "de-formador de los estudios médicos", donde las reglas del arte se han trastrocado y el brillo de la luz mengua. La pestilencia de las más de dos centenas de asesinatos del Che ya permean nuestra nueva medicina comunitaria, un híbrido de ignorancia y maleficencia. Un desgobierno que ha destruido los hospitales del pueblo en medio de una orgía de corrupción, indiferencia e ineficiencia rampantes, derivando la herencia del venezolano a lugares inverosímiles para ganar réditos y sonrisas donde ni la pena vale.

Pero Vargas continúa en su estatua en la plaza del hospital de su nombre, aquí mismo en Caracas, paciente e incólume, irradiando fe y brindando esperanza y consuelo a sus enfermos pobres y esperando por el agradecimiento, consecuencia y firme convicción de sus verdaderos hijos, esos que no han abjurado de sus imperecederas enseñanzas.
rafael@muci.com; rafaelmuci@gmail.com
Publicar un comentario