Libertad!

Libertad!

sábado, 18 de octubre de 2014

El desplome de los precios petroleros

Miguel Méndez Rodulfo

En apenas dos meses el precio de la cesta petrolera venezolana ha caído 23%, aproximadamente, algo grave para el país aunque el gobierno en su recurrente línea de estrategia comunicacional pretenda negarlo. Las razones de tal desplome se encuentran, en un conjunto de factores difíciles de analizar por su complejidad y amplitud. En primer lugar se encuentra el estimado de un menor crecimiento de la economía mundial, que ha hecho el FMI para 2014 y 2015, basado en el estancamiento económico y la deflación en la que se debate Europa. El conjunto de planes y medidas económicas que han tomado las autoridades financieras de la eurozona, aunque preservaron el euro y han saneado muchas economías como las de Irlanda, Portugal, España y Grecia, no ha logrado sacar del atolladero a Francia y a Italia, con el agravante que ahora Alemania se desacelera. Por otra parte la combinación de medidas de austeridad con medidas de inyección de dinero a la economía, ha traído confusión y por lo pronto no han logrado rescatar la confianza en el crecimiento europeo. China, por su parte, muestra signos inequívocos de desaceleración, también la India luce estancada, Brasil está inmerso en una recesión, Argentina envuelta en otro default, los conflictos armados en Ucrania (lo cual le ha costado a Rusia una severa crisis económica) así como en el Levante, la incidencia del Ebola en África occidental, todas son piezas del rompecabezas que explican el bajo crecimiento mundial y en consecuencia una disminución de la demanda de hidrocarburos.
Adicionalmente el aumento significativo de la producción de shale gas y shale oil (gas y petróleo de esquisto, obtenidos por tecnología de fracturación hidráulica –fracking-) en los Estados Unidos y Canadá, ha incidido en la caída del precio petrolero. Como vemos, las causas de la disminución de los precios obedecen a razones económicas y geopolíticas; en otras palabras a los imponderables del mercado. Sin embargo, no es esa la explicación que nos da Nicolás, él  nos dice: “…el desplome ocurrido en los últimos días en la cotización del petróleo en los mercados internacionales está relacionado con una estrategia de Estados Unidos de "inundar" el mercado buscando perjudicar a Rusia”. La verdad es que, como siempre, se equivoca el señor Maduro. En el fondo, una causa de envergadura que explica la caída de los precios no viene tanto de la intención de USA de inundar el mercado, como si del propósito expreso, en ese sentido, que tienen Arabia Saudita y otros productores del golfo.
En efecto, los saudíes ya desecharon la propuesta venezolana de convocar a una reunión extraordinaria de la OPEP para defender los precios reduciendo producción; pero también expresaron en un comunicado que: “Había que acostumbrarse a precios bajos”. Los analistas petroleros han logrado determinar que la estrategia de Arabia Saudita va dirigida a lograr que los precios del crudo caigan por debajo de los 90 dólares el barril, con lo que expulsarían del mercado a los productores de Canadá y EE.UU, que producen en tierra hidrocarburos de alto costo debido al uso del fracking, o que su producción proviene de aguas profundas, proceso igualmente caro. La producción de hidrocarburos de Arabia Saudita es muy económica ya que se trata de crudos livianos, fáciles de producir. La intención saudí, que es capaz de producir hasta 10 millones de barriles diarios, si es inundar el mercado para desestimular nuevas exploraciones y operaciones  más complejas y caras, con el objeto de dejar afuera del mercado a países como Canadá y EE.UU.
A lo que tiene que ponerle cuidado Nicolás es al mensaje que también dieron los saudíes en relación a que se “conformarían con 80 dólares el barril”. En ese escenario, no solamente Venezuela, sino Rusia e Irak, podrían ver como cualquier chispa incendia la pradera.
Miguel Méndez Rodulfo
Caracas 17 de octubre de 2014

Publicar un comentario en la entrada