Libertad!

Libertad!

jueves, 25 de junio de 2015

FUSILAMIENTO DEL GENERAL OCHOA EN LA HABANA . Un héroe de la Revolución en el narcotráfico



Por Carlos Alarico Gómez*
Image result for general de división Arnaldo Ochoa,

A las cinco de la mañana del 13 de julio de 1989 el general de división Arnaldo Ochoa, héroe de la Revolución Cubana, fue despertado del sueño profundo en que se hallaba en su calabozo de la prisión de Guanajuay. No se alteró en lo más mínimo. Se vistió con calma y se preparó para morir. Desde que fue descubierto en su negocio de tráfico de estupefacientes sabía bien cuál era el destino que le esperaba.  Mientras avanzaba hacia el paredón de fusilamiento pensó en los hechos más resaltantes de su vida.
Una línea ascendente
La existencia del general Ochoa se modificó radicalmente desde que se incorporó a las guerrillas comunistas que luchaban al lado de Fidel Castro en la Sierra Maestra durante la década de los cincuenta. En ese momento nunca se imaginó que llegaría a ser uno de los militares de mayor prestigio que luchaban bajo las órdenes del legendario Camilo Cienfuegos. Solo tenía la ilusión juvenil de acabar con la dictadura del general Fulgencio Batista, que desde 1952 se había entronizado en el poder en Cuba, estableciendo una férrea dictadura que violaba continuamente los derechos humanos. Sus actuaciones le permitieron destacarse, especialmente cuando procedía a fusilar a los detenidos, conducta que era particularmente admirada por el comandante Fidel.

En Europa
Al producirse el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959, Castro lo envió a entrenarse en estrategia militar en la desaparecida Checoeslovaquia y más tarde a Moscú donde se especializó en esa área. Volvió a Cuba justo a tiempo para participar en Bahía de Cochinos en abril de 1961 donde se enfrentó a los grupos de exiliados cubanos que invadieron la isla con ayuda de la CIA. Un año después se destacó de manera notable en la crisis de los misiles que estuvo a punto de conducir al mundo hacia una guerra nuclear de resultados imaginables. Su actitud cruel llamó la atención de Fidel, quien lo envió a Venezuela a respaldar el derrocamiento  del Gobierno de Rómulo Betancourt, apoyando a las guerrillas  que actuaban en la región de Coro bajo las órdenes  del venezolano Lubén Petkoff. Allí se encontraba cuando comenzó el Gobierno de Raúl Leoni, pero muy pronto fue enviado a la zona del Yaracuy donde participó en los hechos ocurridos en el Cerro Atascadero el 16 de septiembre de 1966. Allí dio muerte de manera sanguinaria a un oficial, a un suboficial y a varios soldados. Luego se movilizó hacia Lara donde combatió en varias refriegas, siendo célebre la emboscada que efectuó en El Mortero, sitio adyacente a Sanare, donde el 25 de febrero de 1967 dio muerte a tres efectivos del Ejército venezolano.
De regreso a Cuba
No obstante su labor en el fortalecimiento de las guerrillas en Venezuela, el presidente Raúl Leoni tuvo éxito en su política de pacificación, debilitando y haciendo casi desaparecer el movimiento guerrillero. Ese nuevo escenario hizo que Fidel Castro lo hiciera regresar a La Habana para  designarlo sub comandante del Estado Mayor General, al mando de la jefatura del Ejército Occidental de Cuba, con la responsabilidad específica de ampliar el plan de edificaciones militares en su país.
África
En esa misión de encontraba cuando fue sorprendido por Fidel Castro quien lo llamó a su Despacho para informarle que debía encargarse de un batallón que lucharía en varios frentes de África, precisándole que actuaría  en calidad de jefe de una operación multinacional contra el avance somalí que se produjo en 1977 durante la llamada Guerra del Ogadén en la región de Eritrea. En ese hecho dirigió al mismo tiempo a soldados cubanos, soviéticos, etíopes y yemeníes, contra las fuerzas somalíes a las que derrotó radicalmente. En 1980 fue enviado a Angola como jefe de la Misión Militar Cubana, actuación que le valió ser nombrado Héroe de la Revolución Cubana, recibiendo varias condecoraciones por sus acciones y designado miembro del Comité Central del Partido Comunista Cubano.
De fusilador a fusilado
Su fama fue creciendo y el régimen castro-comunista lo asignó a varias misiones de contraespionaje en Ciudad de México, pero dada su conducta extraña comenzó a ser vigilado cuidadosamente por agentes del G2 Cubano, quienes actuaban por órdenes directas de Fidel Castro debido a que tenía fundadas sospechas de que algo raro estaba ocurriendo en la vida del general de divisíón Arnaldo Ochoa, especialmente cuando se supo que tenía una cuenta corriente en México con más de tres millones de dólares, cantidad que le permitía  disfrutar de una vida de gran lujo. Al comenzar el año 1989 el G-2 ya tenía en su contra amplias evidencias que demostraban su participación en una red de narcotráfico que actuaba desde esa ciudad. Esa fue la razón por la que procedió a arrestarlo bajo la acusación de estar asociado a funcionarios del Ministerio del Interior cubano para efectuar operaciones de narcotráfico, las cuales realizaba por instrucciones del “capo” colombiano Pablo Escobar, jefe del Cártel de Medellín. Ochoa y sus cómplices transportaron seis toneladas de cocaína desde Cuba, recibiendo en compensación un total comprobado de tres millones y medio de dólares.
Juicio y muerte de un narcotraficante
Al general de división Arnaldo Ochoa y a trece implicados más se les inició juicio el 12 de junio de 1989 bajo la acusación de traficar ilícitamente con cocaína, diamantes y marfil, para lo cual utilizó el espacio aéreo, el suelo y las aguas cubanas, actos que fueron calificados de alta traición por el Fiscal acusador. Durante el juicio -que fue televisado- el militar admitió su culpabilidad y pidió para él la pena de muerte, por considerar que la juventud debía saber que sus actos fueron  un crimen contra la Revolución.
Al llegar al sitio señalado para su ejecución al general Arnaldo Ochoa se le concedió el derecho a decir  sus últimas palabras y expresó:
-Pido perdón por lo que hice. Debe ser fusilado todo aquél que se valga de su condición de revolucionario para traficar con sustancias que condenan a la muerte moral y física a miles de jóvenes.
Seguidamente fue pasado por las armas, de acuerdo a la decisión del Tribunal Militar que lo encontró culpable. Murió al lado del coronel Antonio de La Guardia, del capitán Jorge Martínez y del civil Amado Padrón. Era el 13 de julio de 1989.
*El autor es periodista, historiador y profesor universitario.
Puede ser contactado por el email: carlos.alarico.gomez@gmail.com
Publicar un comentario