Libertad!

Libertad!

lunes, 23 de abril de 2012

General asesinado por sicarios estaba a punto de hacer denuncias

By patricia poleo on April 21, 2012 in Factores de Poder El asesinato del general de Brigada en situación de retiro, Wilmer Moreno, fue anunciado por Mario Silva, conductor del programa “La Hojilla” el jueves 19 de abril en la noche, con minuciosos detalles. Que Silva conociera con tanta exactitud, a sólo minutos de haber ocurrido el crimen, cómo había sido asesinado el general Moreno, no es casualidad, ni producto de las fuentes fidedignas que maneja este personaje clave de la difusión de los mensajes del Régimen como lo es Mario Silva. En predios militares se comentaba que Wilmer Moreno estaba a punto de unirse a la cadena de denuncias desatadas por el “Efecto Aponte Aponte”. De hecho, un tweet adjudicado a su hijo, del mismo nombre, rezaba en la mañana del viernes: @wikinwey: Te amo Papá, la bandera de la verdad y la honestidad, nunca podrán ocultar todo lo que sabes, yo me voy a encargar de eso…” El mensaje que se envía con el asesinato de Moreno, tan estratégicamente descrito por Mario Silva es, a los oficialistas: El próximo que salte la talanquera, es hombre muerto. A la oposición: Líbrense de buscar a posibles arrepentidos porque miren cómo terminarán. El juego del Gobierno, de cara al 7 de octubre, es definitivamente el de Terrorismo de Estado. Wilmer Moreno “El incómodo”. Wilmer Moreno estuvo del lado de Hugo Chávez desde que éste conspiraba en los cuarteles. De hecho, siempre estuvo vigilado antes del golpe de Estado de 1992. Se mantuvo leal al Proceso y a Hugo Chávez y era una figura controversial entre todos los bandos militares, pues estando en la Sub-Dirección de la DIM, se le adjudicó antes de los hechos de abril del 2002, un informe de Inteligencia llamado “Plan Antena” en el que señalaba a altos oficiales en una conspiración contra el Gobierno. A pesar de que Hugo Chávez siempre lo estimó para los cargos más importantes, las intrigas internas siempre lo alejaban de las grandes posiciones. Esto queda demostrado después de la muerte de Moreno, en palabras escritas por él mismo en su blog micompromisoconlapatria en el que relató: “Ocho meses más sería el tiempo de mi permanencia en el cargo –se refiere al cargo de sub director de la DIM- ya que en el mes de Abril de 2001, se produjo mí salida definitiva, esta vez con designación para el cargo de Comandante de la 22 Brigada de Infantería con sede en Mérida y jurisdicción en Los Estados Mérida, Trujillo y parte de Táchira. Lo triste es que por instrucciones del nuevo Director, General de Brigada Rafael Martínez Morales, en esta oportunidad, hasta la cerradura de la puerta de mi oficina, fue cambiada antes que se materializara la entrega de mi cargo. Después de esto, recuerdo haberle dicho al General Lucas Rincón: “Mi General, dígale, por favor al señor Presidente, que si ya no me tiene confianza, que no me mande para Mérida, porque prefiero irme de baja”. A lo que éste me respondió diciéndome que me quedara tranquilo porque el Presidente lo que quería era pretegerme”. En el blog, Wilmer Moreno relató con detalle su experiencia en el entorno de Hugo Chávez, incluyendo hechos de corrupción y traiciones que presenció a su paso por los diferentes cargos. En uno de sus escritos, Moreno dejó reseñado: “Retomando la temática con la que finalizamos la anterior entrega, paso a informarles que durante la segunda fase de mi estadía en la DIM, que se correspondió con la legalización de mi designación como Sub Director, en esta oportunidad, bajo las ordenes del nuevo Director, General de Brigada PEDRO ALI BARRIOS ZURITA, fueron muy pocos los cambios que se suscitaron en nuestras relaciones, porque si bien es cierto que éste efectuó algunos cambios positivos en la línea de acción a seguir, no es menos cierto, que a pesar de la inexistencia de motivos, persistió el celo hacia mis supuestas relaciones con Miraflores, para lo que no faltaba la pregunta: ¿Que hacías anoche en Miraflores?. Era casi un tema común en nuestras conversaciones, cuando la idea era unir esfuerzos en función de un solo objetivo, máxime cuando estaba crudita la nefasta experiencia que había introducido en nuestro ambiente organizacional, la publicación del supuesto “Plan Antena”. En mi hogar me enseñaron a no ir a donde no me invitaban y en la vida militar, que: “El militar ni se ofrece, ni se niega”. De ahí se deduce que si no era llamado, no tenía nada que buscar a Miraflores.” Personas cercanas a Wilmer Moreno aseguran que a pesar de que éste se mantuvo hasta el final leal al Proceso, estaría preparándose para denunciar a oficiales activos incursos en delitos muy graves. “Los mismos que lo mataron –dijo un oficial de inteligencia venezolano a ésta periodista- hoy irán a la funeraria a darle el pésame a su familia y a acusar a la oposición de su muerte”.
Publicar un comentario en la entrada