Libertad!

Libertad!

viernes, 10 de agosto de 2012

LAS ARMAS DE CORONEL Al servicio de la Libertad y la Democracia.URGENTE LLAMADO A LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE PSIQUIATRÍA

Gustavo Coronel
La patológica fijación de Hugo Chávez en Simón Bolívar, en las causas
de su muerte, en el día de su nacimiento, en sus rasgos faciales, en
si es mulato o “escuálido”. Esa insistencia en tratar de encajar la
historia bolivariana dentro de su satrapía, son una clara indicación
de que está mentalmente desequilibrado y no debería ser considerado
apto para desempeñar una función pública. Esto debe verse con la más
absoluta seriedad y responsabilidad ciudadana, ya a pocas semanas de
las elecciones presidenciales.

Creo necesario que los venezolanos se den cuenta de que hay un loco
pretendiendo la re-elección presidencial. No soy psicólogo o
psiquiatra pero simplemente veo, leo y escucho. En que me baso para
decir que Hugo Chávez está mentalmente desequilibrado?

1.    El lenguaje anti- presidencial de Hugo Chávez es ya francamente
logorréico y, más aún, coprolálico. El paciente no puede ya mantener
un lenguaje convencional, decoroso, sino que produce, de manera
incontrolada, insultos ininterrumpidos en contra de quienes difieren
de su modo de actuar;

2.    Sus decisiones anti- presidenciales son más y más viscerales,
arbitrarias, sin lógica alguna, y muchas de ellas están causando
enormes pérdidas para la nación. Los intentos de extorsión contra la
empresa Repsol, el hostigamiento perenne contra POLAR, las
expropiaciones llevadas a cabo de manera abiertamente abusiva, como si
se tratara de un juego de poder, causan pánico en la sociedad
venezolana y alejan despavoridos a los inversionistas extranjeros;

3.    Su manera deportiva y anti- presidencial de comprar miles de
millones de dólares en armas: “deseo un escuadrón de Sukhois nuevos”,
o “vamos a tener aviones iraníes no tripulados”, o “ya están llegando
los cien tanques nuevos de Rusia, o “vamos a pedirle un nuevo
satellite a China”, toda esa orgía de adquisiciones que no consulta
con nadie y que exigen endeudamiento a la nación, son clara muestra de
sus fantasias imperiales, de su conversión en una especie de Calígula
tropical salido de cauce;

4.    Su desdén y agresividad anti-presidencial por los adversarios,
su ventajismo a costa de nuestras leyes, su impúdico reto al país con
la imposición de las malhadadas cadenas, todo ello representa una
manera ilegítima e irracional de ejercer el poder;

5.    La obsesión por cambiar la historia para emerger como un Bolívar
redivivo es una evidente señal de anormalidades psíquicas tales como
la Bipolaridad. Los especialistas en desviaciones mentales podrán
identificar con precisión esta patología.

6.    Sus desplantes desequilibrados han conducido a un aislamiento
progresivo del país de la comunidad internacional. El paciente ha
retirado a Venezuela del Centro Para la Solución de Conflictos del
Banco Mundial, trata de retirar al país de la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos y se alínea con los sátrapas remanentes en el
planeta, como Asaad; Lukashenka y Castro.

SI Hugo Chávez fuese un simple ciudadano el país no tendría mayores
problemas. Pero es el presidente y no solo ha estado en el poder por
14 años sino que pretende re-elegirse en la presidencia por cinco (6)
años más. En su pretensión arrastra al país a la ruina, cuando no a la
Guerra Civil.

Yo, Gustavo Coronel, digo que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez,
es un paciente psiquiátrico y debe ser tratado como tal. Le hago un
llamado urgente a la Sociedad Venezolana de Psiquiatría y a las
autoridades de salud venezolanas (en especial a la Ministro Sáder)
para que cumplan con su deber profesional, intervengan y apliquen las
medidas necesarias para poner a este paciente bajo tratamiento
psiquiátrico adecuado, en lugar adecuado. Si quien pueda hacerlo no lo
hace será cómplice de esta tragedia venezolana, como ya son cómplices
muchos de quienes reciben prebendas de su régimen para dejarlo hacer a
placer, a sabiendas de que es un loco.

Quienes guardan silencio piensan, equivocadamente, que al ser muchos
estarán más allá de las sanciones. No saben que ya existe una lista
bien documentada, y no es ni la lista de Tascón ni la carta de
Piñerúa, de los 387 cómplices principales de Hugo Chávez (hasta
ahora), quienes tendrán que responder con su libertad y sus bienes por
los abusos cometidos durante todos estos años. Será necesario instalar
una especie de Nuremberg criollo para manejar penalmente este inmenso
crimen contra la nación.

Nada de venganzas, solo justicia. Si lo que nuestros padres y maestros
nos dijeron sobre ética aún tiene vigencia en este mundo, esa gente
que permitió la tragedia tendrá que pagar por sus crímenes. Hugo
Chávez está necesitado de un chaleco de fuerza y de una mascara-bozal
(a lo Aníbal Lecter) que le impida dar rienda suelta a su coprolalia.
Debe ser internado, a la brevedad possible, en un sanatorio de máxima
seguridad.
Publicar un comentario