Libertad!

Libertad!

jueves, 16 de febrero de 2012

María Pita heroína de La Coruña

Eumenes Fuguet Borregales (*)
Recordando el axioma de “honrar, honra”, nos referiremos en esta oportunidad a María Pita, valerosa joven de la provincia de La Coruña, importante puerto de la región autónoma de Galicia, al norte de España, por su decidida participación, coraje y ejemplo, demostrados el 4 de mayo de 1589, contra una invasión inglesa integrada por 120 barcos y más de doce mil hombres entre soldados, marineros y mercenarios, comandada por el corsario Francis Drake y por el general John Norris, debido a conflictos políticos entre la reina Isabel I de Inglaterra y el rey Felipe II de España, a las debilidades de la flota española y la idea de continuar las operaciones hacia Portugal, con el deseo de establecer una base permanente en las islas Azores. Ante la inminente presencia de los invasores, que había zarpado el 13 de abril de 1589, los gallegos se prepararon para hacerle frente a las pretensiones de implantar una colonia en España. Al ejecutar el desembarco los expedicionarios pudieron abrir una brecha en la muralla. La Coruña tenía dos grandes sectores claramente diferenciados: la Ciudad Vieja, origen de la villa y con una fuerte muralla medieval como defensa; una segunda, conocida como "la pescadería", donde residían los pescadores y las clases más bajas del municipio; en esta parte llana, las defensas eran más débiles. Hacia ese punto dirigieron los ingleses sus ataques con el convencimiento de una rápida victoria sobre tierra firme.
Superado ese escollo media ciudad quedó sometida al saqueo, a un alto costo de pérdidas humanas por la bravía decisión de los pobladores. Tras varios días de lucha la población se refugia en la Ciudad Vieja; las mujeres abnegadas proporcionaban agua y comida a los combatientes a fin de que estos no abandonasen sus puestos; asistían a los heridos y traslado de los fallecidos en acción, igualmente suministraban pólvora, cuerda y proyectiles. En pleno fragor de combate fallece Gregorio Rocamunde el segundo esposo de María Mayor Fernández de Cámara y Pita. Desde lo alto de la muralla sacando ánimo y fuerzas de su corazón exclamó: “¡Quién tenga honra que me siga!”. En su puesto de combate estaba pendiente de la aproximación de un alférez inglés, dándole muerte posiblemente con la espada de su esposo, algunos opinan que utilizó una lanza en su hábil intento; María pudo arrebatarle la bandera. La valerosa gallega insuflando ánimo a quienes la acompañaban gritaría de nuevo: “Ayudadme a echarlos de aquí, Quien tenga honra que me siga”; la heroica respuesta no se hizo esperar; las enardecidas mujeres lanzando piedras pudieron desalojar a los derrotados expedicionarios los cuales se retiran a Portugal.
Esta increíble acción parece tomada de una novela, pero lo cierto es que los ingleses se pusieron en fuga ante la heroica resistencia de un pueblo decidido a la defensa de su territorio y dignidad. Incontables episodios de abnegación y heroísmo se vivieron en la fracasada expedición, gracias a la denodada participación de esta noble coruñesa y tantas coterráneas en el logro de un solo objetivo, impedir la presencia y desalojar de La Coruña a los invasores. El rey Felipe II al reconocerle el ímpetu y voluntad de vencer de María Pita, le concedió una pensión de cinco escudos mensuales, equivalente al sueldo mensual de un Alférez y otras prebendas tales como permiso para exportar mulas a Portugal. Es María Pita, fiel representante del valor de la mujer ibérica, nace en 1565 y fallece en 1643, hija Simón Arnao y María Pita "la vieja”, propietarios de una tienda en la Peixería; casó y enviudó en cuatro ocasiones. En la Coruña se comenta que: “no contrajo matrimonio una quinta vez, porque así se lo exigió en testamento su último marido”.
Dejó a la posteridad cuatro descendientes. En La Coruña un monumento representando a la joven combatiente con lanza en mano, un museo en la residencia de Juan Alonso Rois primer esposo, el navío que el 30 de noviembre en 1803, zarpó de la Coruña, con el fin de propagar por el mundo la vacunación contra la viruela, un hotel cinco estrellas, un Airbus de Iberia y algunas instituciones, recuerdan a la presente y futuras generaciones la acción de esta heroína, representante de todas las insomnes mujeres en defensa de su sagrado territorio.
(*) Gral. de
Bgda. eumenes7@gmail.com
Historia y Tradición
Publicar un comentario