Libertad!

Libertad!

lunes, 2 de julio de 2012

EL CID PERDEDOR...

Jesús Alfaro
En los campos zaragozanos de España, corrían las huestes cristianas
enfrentados con los moros y una imagen imponente, pero inmóvil, se
cruzaba en medio de la refriega. Era Don Rodrigo Díaz de Vivar, quien
muerto pero empalado, montando en su fiel Babieca, blandía sus espadas
Tizona y Colada en contra de las hordas musulmanas. Esa fue la
leyenda.
Hoy, once siglos después, surge en nuestro espacio nacional un nuevo
Cid, Don Rodrigo Frías de Barinas, quien montado en un camión cava,
llamado también El Babieca, arremete contra los escuálidos y vende
patrias prometiendo felicidad para el resto de los que creen en él,
amparados por una revolución indevolvible. Nuestro Cid criollo, va
también “empalado”, amarrado a un bastón en la espalda que le permite
ir sentado y parece que está parado, adminículo este de fabricación
cubana y desarrollado con la última tecnología del Instituto de
Ciencias del Caribe.
Nuestro enloquecido Don Rodrigo, no se puede morir así nomás, no
señor, tiene que mantener la careta hasta el último suspiro, porque si
no ¿Como quedamos nosotros?  Se nos acabaría la manguangua, se
terminaría la regaladera de petróleo para los pueblos del Alba,
tendríamos que enfrentar tribunales serios para responder de nuestra
impúdica gestión pública y además los “negocitos” de la droga se nos
caerían encima.
Así que, venezolanos, aguanten a su tótem tieso que El Babieca tiene
gasolina pa´rato.

Julio 2012
Publicar un comentario