Libertad!

Libertad!

sábado, 16 de junio de 2012

Prólogo a Ensayos Literarios y Traducciones

Por Victoria de Stefano

En el tomo I de los Obras selectas de Teódulo López Melendéz, poeta, novelista, ensayista, traductor, diplomático con cargos en Portugal, Italia y Argentina, analista político, editor, se hallan agrupados sus ensayos literarios y traducciones de poesía, ensayos en los que se destacan claramente sus dos irrebatibles y no ocultadas pasiones literarias. La literatura y poesía italiana, D’Annunzio, Moravia, Calvino, Montale, Ungaretti, Quasimodo  (Jardines en el mundo, Academia Nacional de la historia, 1986) y la portuguesa. Dentro de las letras lusitanas, la figura emblemática del gran poeta del siglo XX Fernando Pessoa aflora como un yo es otro en relación con el autor: algo así como un caso de introyección y prospección de sí mismo, imbricándose, a través de una indagación muy personal, en los intereses y preferencias que son comunes a ambos: la poesía y la política, a través de sus polémicos escritos políticos, utópicos, místico-nacionalistas, saudosistas, regeneracionistas, redactados, corregidos, revisados y con frecuencia dejados de lado para ser retomados más tarde por Pessoa al calor del amor a la grandeza de la patria, de cuya evolución y despertar desesperaba, y de la lengua portuguesa,  a la que por lo demás siempre consideró como su única patria.
  
En los ensayos sobre los escritores italianos de la posguerra, la llamada generación del 40, López Meléndez se concentrará en estudiar  la génesis y trayectoria del realismo de Moravia, signado por la influencia del marxismo, en su vertiente historicista de diagnosis de la sociedad, y el psicoanálisis, en su vertiente existencial, como instrumentos de exploración crítica, y del neorrealismo de Calvino, con sus tintes de humor paródico, derivando cada vez más hacia una narrativa imaginativa y experimental. Por otra parte, intenta poner de resalte el proceso por el cual estos autores, deslastrándose de la pesada carga de la tradición literaria de las décadas oscuras, provincianas, éticamente pasivas, genuflexas del fascismo, se vincularon estética, estílisticamente y políticamente a las convulsiones y precariedades de los años sucesivos al conflicto bélico.  El autor señala el papel que desempeñaron las tendencias épocales, marxismo y psicoanálisis, recogidas en la concepción sartreana de la literatura comprometida, en el pensamiento político y cultural de Moravia y Calvino, tanto como en el de Carlo  Levi, Pratolini, Pavese, Fenoglio y Cassola,  todos cercanos a ese hito que fue la revista “Il Politecnico”, fundada por Vittorini, en el medio cultural italiano desde el fin de la guerra y hasta más allá de su defunción en el año 47. "Il Politecnico", como bien dice López Meléndez, “excede los límites de una revista literaria, pues le interesa toda la conflictividad social de aquellos años. Allí aparece la denuncia de como la cultura anterior no ha sabido hacerse sociedad y proteger al hombre del sufrimiento”.  
  
Pero la gran pieza de este primer tomo de las obras de López Meléndez es, por su nivel de experticia, el extenso y acucioso ensayo Pessoa, la respuesta de la palabra (Academia Nacional de la Historia, 1992). Piénsese que los manuscritos de Pessoa empiezan no solo a salir del  inagotable baúl y a ser publicados, sino a ser leído y conocidos en nuestra lengua, solo a partir de mediados de los ochenta. Que muchos de sus lectores aun en la actualidad, y tal vez más en la actualidad que antes, solo lo conocen como el poeta de la heteronimia, obviando, desconociendo su enigmático, redentorista, ingenioso, contradictorio, incluso pueril, pero aun así ríquísimo, embebido de sueños ensayismo político, por las relaciones que,en muchos de sus escritos, fragmentarios e inacabados, establece entre las formas políticas y el impulso cultural y, más que cultural, espiritual, y en los que también intervienen y adoptan posiciones sus heterónimos. Así López Meléndez afirma que el Pessoa “productor de estéticas”, el Pessoa poeta, no puede ser comprendido a cabalidad sin esos ensayos, los que estudia, documenta, argumenta con rigor y a fondo.            
  
El tercer aparte del primer tomo de sus Obras selectas (http://es.scribd.com/doc/96451938 ) reune escritos variados, en este sentido es más miscelánico: escritos a modo de bitacora viajera. Va de Magritte, a Bioy Casares, de Shakespeare a dos veces más Pessoa, el Pessoa solitario y el Pessoa en inglés, de Miguel de Montaigneal al japonés Hikikomori, Pitol, a Luciano Pavarotti y a su siempre bien recordado Salvador Garmendia: el hombre de la herida urbana.
  
Por último, tenemos, como cierre, sus traducciones de poesía. Los italianos del novecento: Ungaretti, Montale, Quasimodo y los Poemas sobre servilletas (Poemas inéditos) de Fernando Pessoa. Los italianos y el portugués refrendando sus dos grandes pasiones literarias.

Caracas, junio de 2012


Publicar un comentario en la entrada