Libertad!

Libertad!

viernes, 1 de junio de 2012

INSANIS HABEMUS...

Jesus alfaro

Estamos en manos de un loco y lo increíble es que no pasa nada.
Desde hace mas de un año han jugado con nuestra paciencia y con
muestra dignidad de ciudadanos  de un ”y que país” , manteniéndonos en
un limbo con respecto al futuro inmediato de nuestra nación. Hace un
año largo el primer mandatario anunció en cadena nacional que le
habían diagnosticado una lesión maluca y desde entonces se nos
mantiene en vilo, para conocer el nombre y el pronóstico de dicha
lesión. Nunca jamás el ejecutivo nacional o la clase dirigente de
rojos rojitos se han preocupado de informar o aclarar la información
dada por el primer mandatario.
Esta ha sido mejor oportunidad brindada a un conglomerado amante
irresoluto de los runrunes o bolas de los chismosos. De allí y poco a
poco, entre el mundillo médico venezolano se ha creado un posible
diagnóstico y hasta pronóstico de la enfermedad. Después de meses de
conjeturas, charlas de cafetín en las clínicas y hospitales del país
se ha llegado a una conclusión: EL HOMBRE TIENE UN SARCOMA
METASTÁSICO.
De ese diagnóstico a la fecha han pasado algunos meses y el pronóstico
ya ha sido conversado; sin embargo en el presente estamos en la fase
de ¿CUANTO LE QUEDA? Hasta un presentador de la TV americana soltó
esta semana y que dos meses. Hay quinielas y hasta números de lotería
que se venden como pan caliente cuando revienta un dato de última
hora.
Los próximos 10 días son cruciales en esta tómbola. Viene la
inscripción del candidato ante el CNE y cada quien tiene su apuesta.
¿Vendrá caminando? o le pondrán un tinglado donde pueda firmar desde
el carro o le llevarán los corotos hasta Miraflores para que no tenga
que moverse?. O sencillamente hará lo que le de la gana como dijo
dulcemente el de los ojitos lindos?   Amanecerá y veremos.
Lo que si es cierto es que este país es un representante genuino del
tercer mundo y hundiéndose vertiginosamente hacia el cuarto.
Que seriedad se puede esperar de alguien que padece una lesión de ese
tipo y que se atreva a comprometer el destino de una nación al
desenlace final de un cáncer. Incribirse como candidato a la elección
presidencial es jugar con el futuro de un pueblo, es una burla más y
un desprecio para el resto de los venezolanos. Cual rey francés nos
deja dicho: “Après moi le déluge”.
Publicar un comentario