Libertad!

Libertad!

martes, 5 de junio de 2012

Guyana explora área en fachada atlántica venezolana

¿Dónde está las Fuerzas Armadas, las cuales deben defender la Soberanía Nacional, como primera prioridad de su existencia...?

Las labores en el bloque Stabroek había sido paralizada por protesta en 2000

imageRotate
Aníbal Martínez, del Frente Prodefensa del Petróleo Venezolano, calificó de "hostil" la exploración petrolera ordenada por Guyana ARCHIVO/CHEO PACHECO
Contenido relacionado
REYES THEIS |  EL UNIVERSAL
lunes 4 de junio de 2012  12:00 AM
Las labores de exploración petrolera en un bloque concedido por Guyana frente a la fachada atlántica venezolana y que habían sido paralizadas tras una protesta de Venezuela entre los años 1999 y 2000, fueron reactivadas por las empresas Exxon Mobil y Shell.

El bloque reactivado es el denominado Stabroek, donde las transnacionales petroleras culminaron las labores de levantamiento sísmico y están llevando a cabo un proyecto de perforación. En enero pasado el presidente guyanés Donald Ramotar se reunió con funcionarios de Exxon Mobil y hablaron del avance de los trabajos.

El bloque no solo ocupa parte del área marítima correspondiente a la zona en reclamación, sino también la fachada atlántica de Venezuela, frente a las costas de Delta Amacuro.

La concesión a Exxon Mobil fue otorgada por el Gobierno guyanés en 1999 y junto a la entrega del bloque llamado Pomeroon a la empresa canadiense CGX, ocasionó una contundente respuesta del Gobierno venezolano.

Aníbal Martínez, presidente del Frente Prodefensa del Petróleo Venezolano, explica que en ese "acto hostil" de Guyana en 1999, entregó concesiones sobre el 60% de la fachada atlántica venezolana, lo que fue protestado por vías diplomáticas por Venezuela al Gobierno vecino. Además, el Frente y el Ministerio de Energía y Minas venezolano, denunciaron el caso ante el Congreso Mundial del Petróleo, en Calgary, Canadá en junio de 2000 y en el de Río de Janeiro, Brasil, en septiembre de 2002.

En el caso del bloque de Pomeroon, la CGX ni siquiera comenzó los trabajos. Sobre el otro bloque, hubo resistencia.

En agosto de 2000 Exxon Mobil rechazó las afirmaciones hechas por el entonces canciller venezolano, José Vicente Rangel, de que esa empresa se retiraría del bloque de exploración Stabroek. "Somos conscientes de los comentarios del ministro de Relaciones Exteriores, pero no tenemos planes actuales de renunciar a esa concesión", declaró en ese momento a agencias internacionales el portavoz de Exxon Mobil, Bob Davis.

No obstante, para preservar sus intereses en Venezuela, debido a las insistentes denuncias ante distintas instancias por parte de Venezuela y con la aceptación de Guyana, Exxon Mobil paralizó las labores en Stabroek.

Un cable revelado por Wikileaks confirmó la paralización de los trabajos. En un reporte de la Embajada de Estados Unidos en Georgetown, el embajador Roland Bullen afirmó en 2006 que "Exxon Mobil, que tiene una concesión potencialmente lucrativa en los lechos marinos que están dentro de la zona en disputa, no ha sido capaz de explotar el bloque, para que no ponga en peligro su participación en la BRV (República Bolivariana de Venezuela)".

La ruptura con Exxon

Pero la situación cambió. En el año 2007 Venezuela incautó equipos de la Exxon Mobil y en 2008 rompió todo tipo de relación con las transnacional petrolera estadounidense, que demandó a la nación ante instancias internacionales. De esta forma se esfumó el temor de Exxon de trabajar en el bloque concedido por Guyana.

Por su parte, en el año 2009, Guyana solicitó ante la Comisión de Límites de Plataforma Continental una extensión de la plataforma más allá de las 250 millas - que todavía está pendiente de resolverse- mientras daba luz verde a Exxon a las labores en Stabroek.

En abril de 2009 la Shell anunció que había adquirido una participación del 25 por ciento en la licencia de exploración de Stabroek para expandir sus operaciones en América Latina. La licencia, según informó la Shell, cubre 47.000 kilómetros cuadrados donde la unidad de Exxon, posee el 75 por ciento.

Para Aníbal Martínez, estas labores de exploración que actualmente están llevando a cabo empresas transnacionales mediante una concesión otorgada por Guyana en la fachada atlántica venezolana, deben ser consideradas, como en 1999 un acto "hostil".

A pesar de que la información es de conocimiento de la Cancillería venezolana, no se ha pronunciado al respecto, pero la participación de José Vicente Rangel en el Consejo de Gobierno -quien como canciller protestó en 1999 las concesiones guyanesas-, podría influir para dar un respuesta.

rtheis@eluniversal.com


 
Publicar un comentario en la entrada