Libertad!

Libertad!

domingo, 28 de octubre de 2012

EL VUELO NOCTURNO DE SAINT EXUPERY



 VICENTE E. GUERRERO B.
Corría el año 1941, era el día 31 de julio con la guerra en todo su apogeo, lugar: la sala de oficiales del escuadrón de pilotos donde un hombre reclama mientras bebe su café  y las sombras de la noche se alejaban    “¿Porque no me despertaron, me tocaba a mí….?”. Deja la taza, se levanta de la butaca y emprende el camino al infinito, hacia el amanecer, hacia el sol.
          “.. Se aproxima a su máquina, sumerge su cabeza en la carlinga y se descubre sólidamente sentado en el cielo. Roza con sus dedos un larguero de acero y percibe el metal chorreando vida, el metal no vibraba pero vivía, Una vez mas el piloto no experimentaba en el vuelo ni vértigo, ni embriaguez, sino el misterioso trabajo de un ser vivo….”
          Parte el escuadrón, pájaros metálicos cubren el cielo, hombres y maquinas en rara conjunción en esa mañana al encuentro de la vida o  la muerte. Vendrá luego la espera angustiosa de los que quedaron en tierra y cuando los ojos que otean el horizonte ven los primeros aviones que se aproximan  de regreso de la batalla, comienzan a contar uno a uno la llegada de aquellos seres que partieron venciendo el sueño, sus maquinas con los motores zumbantes van ocupando su lugar en el campo de vuelo. Hay un vacío y una voz   va dejando una estela de preocupación y esperanza… el radar lo perdió sobre la costa francesa.
           Recuerdan su perfil erguido cuando esa mañana buscaba el amanecer reclamando su lugar en el combate. Hay un silencio y una espera … ¿dónde estará?
       “……No pedimos ser eternos, pedimos tan sólo ver los actos y las cosas pierden de repente su sentido, el vacío que nos envuelve  se hace patente….y he aquí por donde se introduce en nosotros la muerte….”
          Llegan mensajes y crece la angustia en aquellos rudos hombres, y uno a uno  los mensajes  dejan  de carecer de sentido. ¿Durará aún el vuelo?,   interrogación que recorre la pista de vuelo. El límite del combustible esta llegando a su fin, es imposible que siga volando, pasan las horas,  como un rio  de sangre.
          Aquel hombre en su maquina tal vez recordaba  mientras surcaba el cielo en ese vuelo al infinito sus aventuras  buscando rutas en el aire o tal vez desfilaban ante sus ojos aquellas hojas escritas en “CORREO DEL SUD”, “TIERRA DE HOMBRES”  y posiblemente repetía los que escribiera en PAGINAS A UN REHEN”   donde expresaba el gran sentido del valor de la amistad “….no sé que nace o muere contigo, sé que eres mi amigo y eso me basta….”.
          El tiempo corre, amigos y camaradas del escuadrón recuerdan que en 1935, un 29 de diciembre, cuatro horas después de su partida de BENGHAZI, en el desierto de LIBIA  cae con su mecánico PREVOST  y se destroza el Cuadron Simoun al tratar de cubrir el raid PARIS- SAIGON. Lo encuentran en el límite de su resistencia el primero de enero de 1936 y de esta experiencia nacerá “EL PRINCIPITO”.
         “…… Allá arriba, en el avión se experimenta una soledad prodigiosa..”
      Las estaciones de radio rastrean el espacio  crece la angustia, hasta que en  el grupo 2/33 de reconocimiento aéreo de Orconte  (Marne) se recibe un extraño mensaje solicitando armisticio. Un pesado silencio cae y ese silencio es el adiós que ya no duele. Hay un espacio vacío en la pista de vuelo. El silencio de las estaciones de radio de los dos bandos enfrentados es un homenaje a ese hombre perteneciente a la cofradía de caballeros del aire, últimos eslabones de los caballeros andantes de nuestros sueños.
          En “VUELO NOCTURNO”, SAINT-EXUPERY escribe sobre sus vivencias en Aerpostas Argentina, empresa aérea francesa que buscaba la concesión del espacio aéreo sudamericano, en ella refleja su vida interior y su destino, su personaje( él mismo) y ese último vuelo antes de perderse en noche de la Patagonia Argentina en vuelo hacia las estrellas.
             La historia imaginada se torna realidad aquella mañana cuando desorientado aun por el sueño exclamaba:”… ¡me tocaba  a mí…!”  para acudir  a la cita  con la muerte
      “…. No oyó el consejo de sus camaradas, las manos en los bolsillos, la cabeza levantada, cara  a las nubes, a las montañas, a los ríos y a los mares, empezaba a reír,  silenciosamente, una risa débil, pero que pasaba por él como una brisa  por un árbol y lo hacía estremecerse. Una risa débil pero mucho más fuerte que aquellas nubes,  que aquellas montañas, que aquellos ríos, que aquellos mares. Se imaginan que tengo miedo……”

            ANTOINE SAINT-EXUPERY   pertenecía a una cofradía de hombres del aire como GUILLOME, MERMOZ, MALRAUX , cofradía de hombres amantes del peligro aceptado, misiones peligrosas y aventuras pero sobre todo tenían en común la búsqueda de la condición humana.
         VUELO NOCTURNO escrita por SAINT-EXUPERY  relatando su experiencia en  Sudamérica trabajando para la firma francesa AEROPOSTAS, en la búsqueda de las concesiones para vuelos en los inicios de la aeronáutica comercial,  premonitoria de su fin, su personaje  pierde  el rumbo en un vuelo nocturno y desaparece tragado por la noche o atrapado por las estrellas.  Publicada con un extraordinario prólogo de ANDRE GUIDE  es una obra en las cuales el autor se reúne con el arte y con la muerte.
           Cuando me pregunto que es la “CONDICION HUMANA”  me detengo  en   VUELO NOCTURNO DE SAINT EXUPERY, ANTIMEMORIAS DE MALRAUX, EL HOMBRE REBELDE Y LA PESTE DE CAMUS, libros que nunca terminare de leerlos.    
   BIBLIOGRAFIA:
A.    SAINT-EXUPERY. Vuelo nocturno. Plaza y Janés editores
                                      Correo del Sur. Gouncourt
                                        Cartas a un rehén. Gouncourt
                                       Arenas cumbres y estrellas. Goncourt
                                       Cartas a su madre, Goncourt
                                       Ciudadela. Goncourt
                                       El principito
ANDRE MALRAUX: Antimemorias. Editorial sudamericana
                                 La condición humana. Planeta
ALBERT CAMUS: El hombre rebelde. Alianza editorial
                        La peste. Ediciones orbis
 
    . VICENTE GUERRERO BERNABEY. MEDICO
    EDITOR DE LA REVISTA MEDICA RAZETTI (PREMIO “ALI RIVAS GOMEZ” FMV
   Medalla  “ Dr. FRANCISCO HERRERA LUQUE” FMV.
   MIEMBRO DE LA ASOCIACION MEDICOS ESCRITORES DE VENEZUELA
   Email: vgbernabey@gmail.com     
        
          
  

   


Publicar un comentario en la entrada