Libertad!

Libertad!

martes, 16 de octubre de 2012

Mitridatización y entorno…

Rafael Muci-Mendoza


Mitrídates VI y su inmunización a los venenos; Chávez y su cómica revolución…

Cuántos muertos, cuántos deprimidos, cuántos infartados, cuántos emigrados...
La leyenda en torno a Mitrídates VI, rey del Ponto (132-63 a.C.), invoca  su resistencia a los venenos. En un intento por protegerse de posibles tósigos, buscó un antídoto que preservara su vida, y así, inventó y desarrolló el mitrídato, mezcla de brebajes mortales conocidos en su época que ingirió en pequeñísimas dosis y en forma continuada, ensayándolo además con delincuentes convictos. Para evitar su captura cuando fuera derrotado por Pompeyo, intentó suicidarse ingiriendo veneno, pero encontrándose inmunizado debió recurrir a uno de sus oficiales para que le provocase la muerte a espada.
Cuando estudiantes, el proceso de ¨mitridatización¨ nos lo dio a conocer el académico doctor Marcel Granier Doyeux en sus animadas clases de farmacología. Podría deberse a la acción detoxificadora o depuradora del hígado. Así, al someterse a pequeñas dosis de veneno, esa glándula portentosa se programaría para defender el organismo de sus ataques purificando la sangre sin dañar sus propias células.
¿Estamos los venezolanos ¨mitridatizados¨ de la agravada ponzoña de Chávez? Cuántos muertos, cuántos deprimidos, cuántos infartados, cuántos emigrados…Pero ya nadie lo toma en serio y creo que hasta él mismo está fastidiado de su logorrea pues a la vista está la tierra yerma de su administración y ya no tiene nada qué decir. Vis a tergo, es arrastrado por la costumbre, materia viscosa, no mostrando ingenio o novedad y nariceado sigue la pauta de su contrincante.
La unidad del pueblo venezolano en torno a Capriles lo ha dejado tatareto; 14 años sin poder cerrar Globovisión, clausurar la prensa escrita, controlar el hampa, ganar una elección universitaria ni seguir infundiendo lástima con su bobo tumor o mítico cáncer. ¡Ya basta, no nos lo calamos más!


Publicar un comentario en la entrada