Libertad!

Libertad!

domingo, 10 de marzo de 2013

EMPATÍA Y MISIONES.


Jesús Alexis González
La empatía, es la habilidad que posee un individuo de inferir los pensamientos y sentimientos de otros, lo cual genera sentimientos de simpatía, comprensión y ternura. De igual modo,  reducir la pobreza, la desigualdad y la exclusión es una finalidad por alcanzar a muy largo plazo;  estadio donde esas personas en situación de marginalidad y vulnerabilidad, no están en capacidad de “esperar” y requieren de inmediatas políticas de inclusión social.
Bajo esa premisa (suponemos) y aunado a un obvio populismo electoral, a principios del 2000 el gobierno nacional estructuró una política social con marcada orientación hacia los estratos sociales más vulnerables, sustentada en las denominadas Grandes Misiones y las Misiones; dándose inicio a una tendencia creciente en la asignación de recursos destinados a los Programas Sociales, los cuales varían desde $ 549 millones en 2003 hasta $ 4.316 millones en 2004, y a $ 63.000 millones en 2012; es decir, una variación del 686,2% en un año y de un 11.375,4% en 9 años. Tal acción cuantitativa, como lectura de sus necesidades, repercutió  en una conectividad entre el gobierno y los sectores populares (muy especialmente con los pobres). En esa estrategia, fueron incorporando las siguientes Grandes Misiones: Hijos e Hijas de Venezuela; A Toda Vida Venezuela;  Vivienda Venezuela; Saber y Trabajo;  y En Amor Mayor.  A los mismos fines, implementaron las siguientes Misiones: Educativas: Robinsón I, y II; Sucre; Ribas y Alma Mater. De Salud: Barrio Adentro I, II, III y IV; Sonrisa; Milagro; José Gregorio Hernández y Niño Jesús. Alimentarias: Mercal y Pdval. Otras Misiones: Agro Venezuela;  Guaicaipuro; Mi Casa Bien Equipada; Identidad; Negra Hipólita; Niños y Niñas del Barrio y Madres del Barrio.
Este total de 25 Misiones (incluidas las 5 Grandes), están integradas al denominado Gasto Social y son ejecutadas, en un porcentaje muy alto (más del 40%), a través de entes descentralizados (Pdvsa y Fonden); razón por la cual dicho gasto no es contabilizado en el Presupuesto Nacional.  Según datos oficiales la inversión social durante el período 1999-2011 representó un 60,7% de los ingresos fiscales; y sostienen igualmente que las Misiones de Salud son utilizadas por más de 13 millones de personas (afirman que en Barrio Adentro ha sido atendida un 48,6% de la población); las Misiones Alimentarias han atendido más de 6 millones de personas; y las Misiones Educativas han beneficiado a más de 2 millones de personas. (Aún deflactadas  tan optimista estimación Oficial, no dejan de ser una cifra importante). Se estima, que en los últimos 12 años el gobierno nacional recibió cerca de $ 700.000 millones; de los cuales unos $ 105.000 millones fueron asignados al Fonden, y un aproximado del 40% de ese monto ($42.000 millones) fueron asignados a las Misiones. Por otro lado,  en el Presupuesto Nacional para 2013 (396.406 millones de bolívares), el Sector Social representa un 38% del gasto total.
El espacio electoral que se avecina el venidero 14-A, ha de condicionarse a un diálogo pedagógico en el marco de un Estado libre de las “garras” del gobierno y del partidismo fundamentalista; en aras de  la formulación precisa de puntos de encuentro con los sectores populares, que genere en ellos una percepción de confianza relacionada con la permanencia de su “dignidad espiritual alcanzada”(al margen del poco logro  material), que les permitió encontrar sentido a sus vidas, y superar la postura “vergonzosa de ser pobre” con aparente carencia de civilidad. Se hace obligante estimularlos hacia una convivencia tanto ciudadana como político-partidista.
Los acontecimientos de 1989, demostraron que en sólo 20 días puede cambiar el rumbo de la historia; aunado a la realidad que la población, que en más de un 50% vive en Barrios,  ha recibido durante los últimos 14 años fuerte estímulo hacia el resentimiento y la violencia.
* Economista.


Publicar un comentario en la entrada