Libertad!

Libertad!

martes, 19 de marzo de 2013

9 siglos después, el Gran Cisma católico puede superarse*




Su Toda Santidad Patriarca Ecuménico Bartolomé I estará en el Vaticano: hacía 9 siglos que no ocurría ese encuentro entre el catolicismo apostólico romano y el catolicismo apostólico ortodoxo.



Su Toda Santidad Patriarca Ecuménico Bartolomé I con Barack Obama.


La Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa es la 2da. Iglesia Cristiana más numerosa del mundo después de la Iglesia Católica Apostólica Romana, con más de 225 millones de fieles en todo el mundo.

La Iglesia Católica Ortodoxa se considera la heredera de todas las comunidades cristianas de la mitad oriental del Mediterráneo, con una doctrina teológica definida en los 7 Concilios, llamados "ecuménicos", que tuvieron lugar entre los siglos IV y VIII.

Tras varios desencuentros y conflictos, la Iglesia católica ortodoxa y la Iglesia católica romana se separaron en el llamado "Cisma de Oriente y Occidente", el 16/07/1054.

La Iglesia ortodoxa está constituida por 15 iglesias que reconocen sólo el poder de su propia autoridad jerárquica (por ejemplo, del Patriarca de Alejandría, de Antioquía, de Constantinopla, etc.), pero mantienen entre sí comunión doctrinal y sacramental.

En la actualidad, es la religión predominante en Bielorrusia, Bulgaria, Chipre, Georgia, Grecia, Moldavia, Montenegro, la República de Macedonia, Rusia, Rumania, Serbia y Ucrania.

En la Argentina hay una comunidad importante de católicos ortodoxos.

Por 1ra. vez en más de 9 siglos desde el Gran Cisma, el Patriarca ecuménico de Constantinopla, Su Toda Santidad Patriarca Ecuménico Bartolomé I, asistirá a la misa de inauguración de un Papa católico apostólico romano, el martes 19/03.

El Patriarca Bartolomé I irá acompañado por otros líderes ortodoxos: el obispo metropolitano ortodoxo de Pérgamo, Ioannis Zizioulas; el metropolita ortodoxo de Argentina, Tarassios, y el metropolita ortodoxo de Italia, Gennadios.

El Patriarca de Constantinopla es el Patriarca ecuménico de la Iglesia ortodoxa. A diferencia de lo que ocurre con los Papas en la Iglesia copta y en la Iglesia católica, su cargo es únicamente honorífico ya que, aunque le compete presidir los concilios en los que toma parte, tiene la autoridad exclusiva de reconocer nuevos Patriarcados y es el principal portavoz de la Iglesia ortodoxa, no tiene jurisdicción en los asuntos internos de los otros Patriarcados de la Iglesia ortodoxa.

El Patriarca es considerado sucesor de Andrés el Apóstol tal como el Papa católico es considerado sucesor de su hermano, Simón Pedro; y el Papa copto es considerado sucesor de Marcos el Evangelista.

Tras la elección del nuevo Papa, Bartolomé I escribió un breve mensaje a Francisco: "Espero que usted, Santo Padre, promueva la paz entre los hombres inquietos, pobres y los que sufren", agregando que “estaba seguro de que el Papa recién elegido acelerará el proceso de la unificación de las 2 Iglesias".

La historia

Cuando en 324 el emperador romano Constantino I fijó su nueva capital en Bizancio, dándole el nombre de Constantinopla, convocó en el año 325 el 1er. Concilio Ecuménico (consolidación de una mala señal: la relación entre el Estado y el Cristianismo, mezcla en la que siempre perdió la Fe) a celebrarse en Nicea.

Entre otras decisiones doctrinales, se procedió a organizar la Iglesia en Patriarcados y diócesis, otorgándose el mismo rango a las sedes Patriarcales de Roma, Alejandría, Antioquia y Jerusalén, cuyos titulares recibieron el nombre de arzobispos.

Posteriormente, en el 2do. Concilio Ecuménico celebrado en Constantinopla, en el año 381, se estableció que el obispo de Constantinopla, quien recibiría el título de Patriarca, debía tener la preferencia de honor tras el obispo de Roma, pero prohibiendo a todos los obispos, incluidos el romano y el constantinopolitano, que interviniesen en asuntos de otras diócesis.

Debido a que esta decisión fue tomada por presiones imperiales, el Patriarcado de Alejandría presentó su protesta, ya que en el 1er. concilio se había decidido que el Patriarca de Alejandría tendría la preferencia de honor tras el Patriarca de Roma.

En el 4to. Concilio Ecuménico celebrado en Calcedonia, en el año 451, se reconoció a Constantinopla el mismo primado que a Roma, aunque al obispo romano se le reconocía una autoridad moral sobre el resto de los Patriarcados.

En ese concilio, el obispo de Constantinopla pasó a recibir el título de “Patriarca ecuménico”.

La confirmación del despojo a la sede Patriarcal de Alejandría por presiones del poder imperial sobre la Iglesia, provocaron que el Patriarca de Alejandría, Timoteo Eluro, en el año 457 excomulgara al Patriarca de Constantinopla y el resto de los Patriarcas, separando su Patriarcado del resto de la Iglesia, dando origen a la Iglesia Copta.

El Papa León I el Magno, a su vez, decidió resaltar su primacía única sobre el resto de los Patriarcados adoptando el título de Pontifex Máximo que el emperador romano Flavio Graciano había dejado de usar.

Ese deseo de primacía absoluta por parte del Patriarca de Roma conduciría, entre otros motivos a que en 1054 ocurriese el Cisma de Oriente y Occidente, tras la mutua excomunión de los Patriarcas de Roma y de Constantinopla.

Ecuménico

Su Toda Santidad Patriarca Ecuménico Bartolomé I, nació en la isla de Imbros, Turquía, el 29/02/1940 (el Papa Francisco nació el 17/12/1936) es el actual Patriarca de Constantinopla desde el 02/11/1991. Su título oficial es Arzobispo de Constantinopla, Nueva Roma y Patriarca Ecuménico.

Si bien es ciudadano turco pertenece a la comunidad griega residente en Turquía.

En 1961 obtuvo su Licenciatura de Teología en la Escuela de Teología de Halkis, fue ordenado diácono y recibió el nombre de Bartolomé.

En 1969 fue ordenado sacerdote y después el Patriarca Atenágoras lo elevó al rango de Archimandrita.

En 1972 asumió la dirección de la oficina privada Patriarcal fundada por el Patriarca Demetrio.

En 1973 fue consagrado Obispo y fue designado Metropolita de Filadelfia.

En enero de 1990 fue elegido Metropolita de Calcedonia hasta su ascensión al trono Ecuménico, en 1991.

Su Toda Santidad, Patriarca Ecuménico de Constantinopla, habla griego, turco, latín, italiano, inglés, francés y alemán.

Como Patriarca Ecuménico participó activamente en reconstruir las iglesias católicas ortodoxas después de la caída del comunismo, en 1990.

También él continuó también el diálogo con la Iglesia Católica Apostólica Romana, que había sido iniciado por sus predecesores.

Bartolomé I firmó, junto con Juan Pablo II, un documento que apunta la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo entre la Iglesia Católica (iglesias católicas en comunión con Roma) y la Ortodoxa (Iglesia Ortodoxa de Constantinopla, Iglesia Ortodoxa de Alejandría, Iglesia Ortodoxa de Antioquía, Iglesia Ortodoxa de Jerusalén, Iglesia Ortodoxa rusa, Iglesia Ortodoxa y Apostólica Georgiana, Iglesia Ortodoxa serbia, Iglesia Ortodoxa rumana, Iglesia Ortodoxa búlgara, Iglesia Ortodoxa chipriota, Iglesia Ortodoxa Griega, Iglesia Ortodoxa polaca, Iglesia Ortodoxa albanesa, Iglesia Ortodoxa checa y eslovaca).

Durante la visita pastoral de Benedicto XVI a Turquía, en noviembre de 2006, se reunieron los 2 Patriarcas y realizaron una comunicación conjunta, además de celebrar una liturgia especial en la Catedral Patriarcal de San Jorge.

Él también inició el diálogo con otras religiones: Husitas, Valdenses, Luteranismo, Iglesias Reformadas, Iglesias Presbiterianas, Unidos / Iglesias Unidas, Anabautistas -salvo los Amish-, Anglicanismo, Iglesias de los Hermanos, Bautistas, Metodismo, Sociedad Religiosa de los Amigos (Cuáqueros), Movimiento de Restauración (Stone-Campbell), Federación Internacional de Iglesias Evangélicas Libres, Pentecostalismo, Pietistas e Iglesias de Santidad, Iglesias Neocarismáticas), Islam y Judaísmo. 

*Tomado de:
 http://www.urgente24.com/node/211945 

Publicar un comentario en la entrada