Libertad!

Libertad!

domingo, 24 de marzo de 2013

TERCA ECONOMÍA


Jesús Alexis González*
Coordinar las actividades económicas de una sociedad, es un tema de evidente dificultad  que en el estatismo del caso venezolano en los últimos 14 años, no ha significado la presencia de un modo de producción que desarrolle las fuerzas productivas, ante la ausencia de una racional economía política. En ese sentido, vale citar parcialmente  la publicación No 219, 15/03/2013 del Banco Central de Venezuela (BCV) donde se señala: “En 14 años de revolución bolivariana el instituto emisor ha estado a la altura de los desafíos, dando respuestas oportunas creativas y de elevada capacidad técnica. Entre los múltiples retos destacan como hitos de esta era, la reconversión monetaria llevada a cabo en tiempo récord (8 meses) durante el año 2007. Este proceso implicó la sustitución de un cono monetario por otro, que entró en vigencia el 1 de enero de 2008, y que dotó a la población de una familia de billetes que incluye por primera vez la figura de la mujer, el indígena y el afrodescendiente”. (Sin  comentarios ¡!).
Al propio tiempo, las autoridades de la economía venezolana han señalado que $ 40.000 millones es suficiente asignación para importar en2013, lo cual ha de realizarse sólo por Cadivi Veamos el panorama: Venezuela en 2012 realizó importaciones por unos  $ 59.000 millones ($ 12.669 millones en 1999) periodo durante el cual Cadivi representó el 61% ($ 35.990 millones), Sitme el 25% ($ 14.750 millones) y el paralelo el 14% ($ 8.260 millones). Estimando un crecimiento moderado de las importaciones de un 10% para 2013 (un tercio de la variación 2012) las ubicaría en unos $ 65.000 millones lo cual supone que el gobierno participaría en un 61,5% del monto en divisas necesarias para importar. Tan atrevido escenario nos resulta totalmente inviable, y obligará a una nueva devaluación encubierta (hasta acumular 90,7%) mediante (quieran o no) un mecanismo sustitutivo del Sitme (Bs 8,2/$) con potencial efecto sobre el comportamiento del paralelo (Bs 11,5/$). Este nuevo ajuste pudiere soslayarse con un aumento en su participación de las divisas del país generadas por las exportaciones petroleras (98% del total), que para 2012 representó en importaciones un 45,2% de dicho total. Somos de la obvia opinión que disminuir en lo inmediato la oferta de divisas  tiene por romántica finalidad restringir las importaciones en función de estimular  a corto plazo el aparato productivo nacional (aspiración no tan simple de alcanzar) a la par de propiciar ventajas a la producción social en relación a la actividad privada. Ante las cifras expuestas nos permitimos una interrogante: es viable a corto plazo restringir la oferta gubernamental de divisas? La terca economía ya nos refleja que para febrero 2013 la escasez de productos básicos se situó en un 20% cuando en condiciones normales no debe superar el 5%.
En concordancia con el momento religioso y el tema en comento, nos permitimos finalizar citando al padre Bergoglio (hoy papa Francisco): “El diálogo nace de una actitud de respeto hacia otra persona, de un convencimiento de que el otro tiene algo bueno que decir; supone hacer lugar en nuestro corazón a su punto de vista, a su opinión y a su propuesta. Dialogar entraña una acogida cordial y no una condena previa”.-
*Economista.

Publicar un comentario en la entrada