Libertad!

Libertad!

sábado, 26 de marzo de 2016

Origen de algunas expresiones venezolanas

Origen de expresiones venezolanas

Dame la cola:
En las batallas de independencia, no había suficientes caballos para que todos los soldados montaran uno. Así, muchos tenían que cubrir grandes distancias a pie. Por eso, cuando les tocaba subir una pendiente, le solicitaban al soldado que iba a caballo, mula o burro: Dame la cola, en otras palabras, dame permiso para agarrarme de la cola del animal para subir con menos esfuerzo. Se quedó para siempre “Dame la cola”.
Corotos:
Antonio Guzmán Blanco, tres veces presidente de Venezuela tuvo una educación con fuerte influencia francesa. Fue diplomático acreditado en París. En su estancia allí, su mujer se aficionó por las pinturas del pintor francés, Jean Baptiste Corot, teniendo una respetable colección, de la cual no se separaba. Cuando vivían en Caracas, cada vez que se mudaban
de casa, cosa que hicieron con alguna frecuencia, le indicaba a los empleados que embalaban los enseres: Tengan mucho cuidado con los “Corots”.

Macundales:
Para abrir picas, en el proceso de exploración de la industria de los hidrocarburos en Venezuela, se utilizaron unos machetes ingleses de marca Mc and Dale. Los trabajadores, cada día, a la hora de terminar la faena, decían: llegó la hora de recoger los Macundales.
Échale pichón:
Cuando se le pide un esfuerzo adicional a alguien para desarrollar una tarea que requiere esfuerzo se le dice ”échale pichón”. En la época en la que no había acueductos ni sistemas de distribución de agua, ésta se extraía con bombas manuales que tenían una palanca que decía "Push On", que derivó en pichón. Échale pichón era: Dale a la bomba.
Espitao:
Esmollejao. Corriendo muy rápido. Se origina a partir de las palabras Speed Out, que en inglés quiere decir correr mucho.
El hijo de la panadera:
En abril de 1769, la Corona Española del territorio colonizado, hoy
Venezuela, recibió una inusual protesta, pues no estaban de acuerdo con el nombramiento de un joven blanco como Oficial de las Milicias, esgrimiendo como argumento la dudosa reputación de éste, porque su madre tenía por oficio el de panadera en Caracas. De allí se ha quedado el refrán. ¿A mi no me van a dar nada? Ni que yo fuera el hijo de la panadera.
...Y EL HIJO DE LA PANADERA ERA NADA MENOS QUE FRANCISCO DE MIRANDA...

TOMADO DE UN TEXTO DE ELVIRA RODRÍGUEZ
Publicar un comentario en la entrada