Libertad!

Libertad!

miércoles, 24 de febrero de 2010

Peligrosa interacción entre remedios herbarios y medicamentos cardiovasculares

Los autores llaman a más concienciación y escrutinio científico,
especialmente entre pacientes ancianos

SCOTTSDALE
, Arizona: Cada vez aumenta más la cantidad de gente en
Estados Unidos que se vuelca hacia los remedios herbarios para
controlar afecciones crónicas o favorecer la salud y bienestar
generales. Sin embargo, muchos suplementos herbarios actualmente
populares, entre ellos la hierba de San Juan o hipericina, el gingko
biloba y el jugo de ajo o hasta de toronja, pueden conllevar graves
riesgos para quienes toman medicamentos para enfermedades cardíacas,
indica una revisión publicada en la edición del 9 de febrero de 2010
de la revista del Colegio Americano de Cardiología. Los autores
señalan que el consumo de estos productos es preocupante, sobre todo
entre los ancianos, quienes normalmente presentan co-morbilidades,
toman varios medicamentos y ya están expuestos a más riesgo de
sangrado.

“Dado que estos productos herbarios parecen 'naturales', mucha gente
desarrolla un falso sentido de seguridad respecto a ellos”, comenta el
(http://www.mayoclinic.org/bio/10931121.html),
cardiólogo de Mayo Clinic en Arizona y autor experto del estudio.
Añade que, en Estados Unidos, más de 15 millones de personas informan
que consumen remedios herbarios o altas dosis de vitaminas. “Sin
embargo, lo 'natural' no siempre es seguro. Todo componente consumido
ejerce algún efecto sobre el organismo y, partiendo desde allí, ese es
precisamente el motivo por el que la gente toma estos productos”,
acota el médico.

Aparte de los efectos directos sobre la función orgánica de estos
productos herbarios, también puede haber interacción con los
medicamentos empleados para tratar enfermedades cardíacas, ya sea
disminuyendo su eficacia o aumentando su potencia, cosa que puede
derivar en un sangrado o en mayor riesgo de arritmias cardíacas
graves.

“Se puede ver el efecto de la interacción entre productos herbarios y
fármacos (que hasta puede ser mortal) en los análisis de la
coagulación sanguínea, enzimas hepáticas y, con ciertos medicamentos,
en el electrocardiograma”, explica el Dr. Jahangir.

Según el informe, una de las principales preocupaciones es que los
pacientes no avisan oportunamente que consumen productos herbarios y
los proveedores de atención médica talvez no siempre lo preguntan
tampoco. Además, debido al trato como alimentos de los productos
herbarios, éstos no están sujetos al mismo escrutinio y regulaciones
que los medicamentos normales.

“Cuando los pacientes no están satisfechos con la atención médica
actual, muchos se vuelcan hacia los productos herbarios bajo la
creencia de que dichos compuestos pueden ayudarlos a controlar
afecciones crónicas o mejorar su salud y evitar futuras enfermedades”,
añade el Dr. Jahangir. “En realidad, los pacientes están dispuestos a
gastar de su propio bolsillo casi lo mismo o más en remedios herbarios
que en la atención médica normal”.

Dos encuestas a nivel nacional realizadas en 1990 y 1997 descubrieron
que la cantidad de consultas a proveedores de atención complementaria
y alternativa aumentó de 427 millones a 629 millones, mientras que la
cantidad de consultas a médicos de atención primaria permaneció
básicamente igual.

Algunos ejemplos de productos herbarios y sus efectos adversos sobre
el control de enfermedades cardíacas son los siguientes:


La hierba de San Juan o hipericina
, que normalmente se usa para tratar
la depresión, ansiedad y trastornos del sueño, entre otros problemas,
disminuye la eficacia de los medicamentos y contribuye así a la
recurrencia de arritmias, hipertensión o aumento en los niveles de
colesterol y riesgo de futuros problemas cardíacos.

La ginkgo biloba, que supuestamente mejora la circulación o agudiza la
mente, aumenta el riesgo de sangrado en quienes toman warfarina o
aspirina.

El ajo, que supuestamente favorece el sistema inmunológico y
generalmente se usa por sus propiedades para bajar el colesterol y
presión sanguínea, también puede aumentar el riesgo de sangrado entre
quienes toman warfarina.

La revisión actual, aparte de resaltar los productos herbarios de
mayor consumo y su posible interacción con los medicamentos
cardiovasculares, también delinea los pasos para que su consumo sea
más seguro y menos nocivo para quienes padecen enfermedades cardíacas.
“Estos productos herbarios se han utilizado durante siglos, mucho
antes de que existieran medicamentos cardiovasculares, y si bien
pueden ofrecer ventajas, también es necesario estudiarlos
científicamente para definir mejor su utilidad y, lo más importante,
identificar sus posibles daños al tomarlos conjuntamente con
medicamentos de beneficio comprobado para pacientes con enfermedades
cardiovasculares”, señala el Dr. Jahangir. “Pacientes, médicos,
farmacéuticos y otros proveedores de atención médica deben conocer los
posibles daños que estos productos herbarios pueden conllevar”.

Además de educar mejor al público sobre los riesgos de consumir
productos herbarios, tanto pacientes como médicos deben conversar
activamente sobre el consumo de productos de venta libre, sea
medicamentos, suplementos o remedios herbarios, conjuntamente con
medicamentos recetados.

El Dr. Jahangir también urge a la comunidad científica a comprometerse
a realizar estudios para analizar las afirmaciones de los fabricantes
y estudiar la repercusión de dichos compuestos sobre el control de
enfermedades cardíacas. El médico informa que no existe ningún
conflicto de intereses.

El Colegio Americano de Cardiología
El Colegio Americano de Cardiología guía el camino para ofrecer óptima
atención cardiovascular y prevenir enfermedades. Esta institución
conformada por 37.000 miembros es una sociedad médica sin fines de
lucro que otorga el reconocimiento de “Fellow del Colegio Americano de
Cardiología” a médicos que cumplen con sus estrictas calificaciones.
El Colegio Americano de Cardiología (ACC, por sus siglas en inglés) es
líder en la creación de políticas sobre salud, normas y pautas, además
de ardiente defensor de la investigación cardiovascular. El ACC
ofrece educación profesional y opera registros nacionales para medir y
mejorar la calidad de la atención médica. Para más información sobre
la asociación en la red electrónica, visite www.acc.org.

El Colegio Americano de Cardiología ofrece estos noticieros sobre
estudios clínicos publicados en la revista de su institución como un
servicio para médicos, medios de comunicación, público en general y
otras partes interesadas. No obstante, las declaraciones y opiniones
expresadas en dichos informes reflejan solo la visión de sus autores y
no representan la política oficial de la ACC, a menos que así se
indique expresamente.

Información sobre Mayo Clinic
Durante más de 100 años, millones de personas procedentes de todos los
ámbitos de la vida han encontrado respuesta en Mayo Clinic. Estos
mismos pacientes comentan que al marcharse de Mayo Clinic tienen la
tranquilidad de saber que fueron atendidos por expertos mundiales
destacados. Mayo Clinic es la primera y mayor práctica médica grupal
e integrada sin fines de lucro del mundo, donde se conforma un equipo
de especialistas para escuchar, entender y atender los problemas e
inquietudes de salud de cada paciente. Los integrantes del equipo
profesional se escogen entre más de 3.700 médicos y científicos, así
como 50.100 miembros del personal de apoyo que laboran en los recintos
médicos de Rochester en Minnesota, Jacksonville en Florida, así como
Scottsdale y Phoenix en Arizona. En conjunto, las tres instalaciones
de Mayo Clinic anualmente ofrecen tratamiento a más de medio millón de
personas. Para obtener los últimos comunicados de prensa de Mayo
Clinic, visite www.mayoclinic.org/news; o para informarse más sobre
investigaciones y educación, visite www.mayo.edu. MayoClinic.com
(www.mayoclinic.com) está también disponible como recurso informativo
sobre la salud.

Para entrevistas en español con los medios de comunicación, por favor
envíe un correo electrónico a newsbureau@mayo.edu
Publicar un comentario