Libertad!

Libertad!

sábado, 28 de mayo de 2011

El dolor del Presidente…

Rafael Muci-Mendoza

Mire hacia las salas de nuestros hospitales de adultos y niños, mire el rostro de las viudas..
.

Luego de tanto julepe, una antigua lesión en la rodilla de presidencial, hizo eclosión en su humanidad expresada en inflamación e impotencia funcional por el dolor. Ningún cuerpo aguanta tanto estrés, falta de sueño y ausencia del reposo que propicia la introspección; y así, no es raro que pase factura en órganos y sistemas vitales del ser humano, por fortuna, no en los suyos. Menos mal que la lesión fue periférica. El país y el mundo oyeron la queja triste. Dios y la naturaleza detienen el ritmo desenfrenado de nuestras vidas llamándonos a un reposo, forzándonos a un alto en el camino para pensar, crecer y madurar en medio de la pena. Por ello es que la enfermedad es también recurso, excusa o banalidad.

Mire a su alrededor Presidente, mire hacia las salas de nuestros hospitales de adultos y niños, desamparadas, llenas de ayes lastimeros; mire el rostro de las viudas, de los niños que quedan sin padre cada fin de semana bajo el imperio de la ley de la selva, del hampa desatada y sin freno; observe la mirada lacerante de esos venezolanos anhelantes que viven en las laderas de cerros inestables porque el dinero que a ellos perteneció fue regalado o dirigido a fines diferentes; hágase eco de los enfermos de cáncer y sida -por mencionar sólo dos-, que no encuentran ayuda oportuna para atajar su miseria; de esos otros con la boca cosida pidiendo justicia; todos ellos llenos de dolores irreductibles en el cuerpo y en el alma con futuros truncados por el destino, con sentencias de muerte a medio cumplir o por cumplir ...

Créame que entiendo su terrible pena, su terebrante dolor, pero con todo respeto ¿No sería mejor ofrecer con humildad, ese, su dolor chiquito, transitorio y personal, para redimir en algo el de tantos de esos desgraciados... ?

rafael@muci.com; rafaelmuci@gmail.com
Publicar un comentario