Libertad!

Libertad!

domingo, 1 de mayo de 2011

Un gobierno antiobrero



La Mesa de Unidad Democrática denuncia que en Venezuela se siga vulnerando el derecho al trabajo y lamenta que este Primero de Mayo encuentre a los trabajadores en totalindefensión

La Mesa de Unidad Democrática rechazó este sábado los recientes anuncios del presidente Hugo Chávez sobre el ajuste del salario mínimo, entre otros, por considerarlos “una burla ante el total deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores venezolanos” producto de la inflación.

Las fuerzas democráticas agrupadas en la MUD ratificaron sus propuestas para incentivar el empleo productivo, y la protección social efectiva y de calidad de la clase trabajadora.

Insisten en la necesidad de que se plantee una gran alianza de base de diversos sectores de trabajadores, sobre la necesidad de organizarse. Esa alianza promoverá la defensa de los contratos colectivos, de la libertad sindical, del derecho a la participación de todos los trabajadores.

COMUNICADO DE LA MESA DE UNIDAD DEMOCRÁTICA
A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DEL TRABAJADOR



Se continúa vulnerando un valor superior establecido en la Constitución como es el derecho al trabajo y sus reivindicaciones; hecho social que el Estado debe garantizar mediante la adopción de las medidas necesarias para que toda persona pueda obtener una ocupación productiva, que le proporcione una existencia digna y decorosa, y le garantice el pleno ejercicio de este derecho.

Nuevamente el Primero de Mayo encuentra a los trabajadores venezolanos en la total desolación e indefensión, ante un gobierno que no escucha sus reclamos, que no da respuesta institucional a demandas, que no reconoce la deuda social por reivindicaciones laborales, que toma decisiones unilateralmente, que continúa destruyendo empleos y desconociendo los derechos sindicales.

Los recientes anuncios del Presidente de la República sobre el ajuste del salario mínimo, aumento en el sector universitario, entre otros, son una burla ante el total deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores venezolanos producto de la galopante inflación que los agobia.

Este Primero de Mayo, la Mesa de la Unidad se une a la clase trabajadora venezolana y alza su voz de protesta e insatisfacción por las nefastas políticas que ha venido desarrollando el actual gobierno y que sólo han producido menor inversión, baja productividad y mayor desempleo. Tenemos una de las tasas más altas de empleos de baja productividad en América Latina.

La Mesa de la Unidad Democrática aboga por la creación de riqueza, inversiones y trabajo decente en nuestro país, para ello ha venido planteando una serie de propuestas dirigidas, no sólo a incentivar el empleo productivo, sino también la protección social efectiva y de calidad de la clase trabajadora.

Estas propuestas, las cuales ratificamos, tienden a promover los consensos necesarios para la inversión pública y privada. Establecer el clima de confianza y estabilidad necesaria para los acuerdos sostenibles entre el gobierno nacional, los trabajadores y los empresarios.

Se debedesarrollar áreas de alto impacto económico y rápida respuesta en la generación de empleo decente, tales como: construcción, industrial, turismo y agroindustrial.

También proponemos el aumento de las capacidades productivas a través de la educación y la formación para el trabajo. Se debe combinar el respeto a los derechos de los trabajadores con los derechos de propiedad en un adecuado clima de inversión, así como promover los acuerdos en todos los niveles de gobierno por el empleo decente.

Es función del gobierno recuperar el rol del Estado como promotor y facilitador del empleo, así como atender las necesidades de alimentación y servicios de toda la población en el mercado laboral, incluyendo los desempleados y trabajadores de la economía informal.

Todo ello requiere también desarrollar políticas dirigidas a la creación y fortalecimiento de pequeñas y medianas empresas y microempresas, a través de programas de créditos, planes de rescate, desarrollo de cadenas productivas.

Es vital que se garantice el financiamiento público para nuevas y existentes modalidades de microempresas, así como promover el reentrenamiento y capacitación de trabajadores, el micro-crédito dirigido a las mujeres y los programas del Primer Empleo para los jóvenes.

Es necesario que se plantee una gran alianza de base de diversos sectores de trabajadores sobre la necesidad de reorganizar a todos los trabajadores del país. Esta es una tarea fundamental para el movimiento de trabajadores de Venezuela y un propósito de la Mesa de Unidad Democrática. Esa alianza promoverá la defensa de los contratos colectivos, de la libertad sindical, del derecho a la participación de todos los trabajadores.



Muchas de las 1.121 protestas pacíficas que se registraron el año pasado a lo largo y ancho del país, en demanda por derechos laborales, así como las más recientes, protagonizadas en sectores como la educación, salud, industrias básicas, entre otras, continúan sin respuesta satisfactoria.
Publicar un comentario