Libertad!

Libertad!

lunes, 1 de noviembre de 2010


Intelectuales del PSUV critican fallas del partido
"Si el pueblo legislador profundiza el parlamentarismo de calle, malas noticias; es un modelo atado a burocracia de Asamblea", dicen
Actualmente 4.00/5
12345Resultados: 4.0/5 (4 votos emitidos)



Simpatizantes del PSUV | Raúl Romero
Los intelectuales pro oficialistas Edgar Figuera y Rubén Reinoso evaluaron los resultados del 26-S y concluyeron que el revés del chavismo fue la respuesta del electorado a cinco años de malas gestiones en los ámbitos nacionales, regionales, locales y en la Asamblea Nacional.

"Hay una dislocación entre el discurso y las prácticas de la gestión socialista que está impidiendo que el socialismo sea gratificante", dijo Figuera, antropólogo y profesor universitario, a una audiencia integrada por diputados, funcionarios de la Asamblea Nacional y militantes del PSUV. El foro se realizó la semana pasada en el Parlamento cuando se analizaron los nuevos escenarios políticos postelectorales.

El profesor ofreció algunos datos, en su opinión, preocupantes: "La Junta del Chocolate tiene 3 años esperando recursos y la planta procesadora de cacao no funciona. En una encuesta que realizamos en el estado Sucre, 43% de los habitantes no conoce el nombre del gobernador". Se trata de Enrique Maestre, jefe del PSUV en la entidad oriental.

Por ello, Figuera se mostró a favor de revisar algunos mandatos regionales y municipales: "El 26 nos engañamos e intentamos engañar a la gente con gestiones de gobernadores y alcaldes que hay que poner en remojo. Antes que otros los vayan a revocar, debemos adelantar ese proceso". Igual posición tiene el Frente de Profesionales y Técnicos del PSUV.

Ante el vacío jurídico para consolidar la estructura del Estado comunal, Figuera planteó la necesidad de modificar parcialmente la Constitución para que la comuna sea operativa y legal y sea reconocida como las parroquias, regiones y municipios: "Hay algunos aspectos jurídicos que obstaculizan el desarrollo y la formación de comunas y del gobierno comunal. Si queremos que el pueblo se empodere, parte del quehacer legislativo, de las regiones, tiene que pasar a manos de la comuna".

El historiador Rubén Reinoso sostuvo que si el concepto de pueblo legislador es una profundización del parlamentarismo de calle son malas noticias. "Es un modelo atado a la burocracia de la Asamblea cuyos 4.000 empleados están en Caracas. El diputado en su región no cuenta con apoyo para desarrollar su tarea de divulgación".

Alertó que el pueblo legislador tiene que construirse sobre una lógica que trascienda al PSUV, al que tildó de endogámico, incapaz de mirar hacia fuera de sus filas: "En las cifras oficiales del PSUV hay 7 millones de militantes, pero sólo votaron 5 millones, lo cual quiere decir que no pudimos convencer a nadie para que votara por nosotros. Y peor aún un alto porcentaje dejó de votar por nosotros".

Volver
Publicar un comentario