Libertad!

Libertad!

jueves, 14 de octubre de 2010

La dura mano de la realidad

Antonio Cova Maduro


Jueves, 14 de octubre de 2010


Por donde usted pele el ojo, la dura realidad le dice a Chávez, ¡no hay real!. El barril, el maldito barril engrasó las conciencias, ¡y éstas se amañaron!


Oído al tambor! Justo cuando Hugo Chávez (¿lastimero?, ¿desesperado?) llama a la imposible resurrección del Polo Patriótico, el hasta ayer no más complaciente secretario general del PPT, José Albornoz, lo califica como "el último Presidente de la IV República". Su partido -¿alguien podría dudarlo?- está llamado a pasar de ser el picaporte inútil al candado inflexible: habrá de defender con uñas y dientes su bastión en Amazonas y amenazar las pretensiones chavistas en Guárico.

Tome usted cualquier dato que la dura realidad le ofrezca al abortado proyecto de Hugo Chávez y constatará que su lengua, su torpeza y su incomprensible estrategia lo único que hacen es asegurar su colapso. El primer dato es el de asumir nuevas escaramuzas justo cuando su diezmado ejército sólo anhela desesperadamente un descampado dónde poder lamer sus heridas. ¡Bienvenido, Hugo Chávez, a librar batallas imposibles!

¡Oh!, dedo incompetente de Chávez, que te aprestas a designar un bate quebrao para la batalla de Guárico, mientras alertas a los larenses que piensas castigarlos con el inútil de Reyes Reyes. ¿Quién te salvará? ¿Te habrás dado cuenta de que entre el PPT y la MUD desbordaron por l7 puntos al PSUV el pasado 26S? ¿Creerás tú y José Vicente -quien morirá esperando que la unidad del movimiento democrático se quiebre- que semejante posibilidad no hará que un diluvio de votos por Henri Falcón se convierta en un dique de hierro para el chavismo en Lara?

La memoria, que tantas veces nos falla, no me permite olvidar al coro de economistas y gente del dinero que recibieron este enero pasado la inesperada devaluación con el diagnóstico infalible de que "el realero que ella produciría era para regar al sediento voto pro Chávez y garantizarle el triunfo". ¿Qué se hicieron esos reales? ¿Se los tragó Corpoelec? ¿O es que los usó Pudreval para cancelar el faraónico alquiler de los containers?

Y hablando de eso, ¿de dónde sacó el encuestador Seijas, y otros del gremio que los venezolanos habían perdido su facturero? Estos venezolanos de hoy, amigos encuestadores, se parecen más a sus antecesores del 30 de noviembre de 1952 que lo que ustedes creyeron. Y, por favor, ¿se atreverían a garantizar que lo que va de aquí a diciembre de 2012 no reserva al régimen angustiosas sorpresitas? La realidad, amigos lectores, la dura realidad es sorprendente, ¿o no?

Pero es que esa realidad puede avizorarse ya. Veamos. Este domingo la sección "Siete días" de El Nacional presentó un interesante paseo por la aventura de las Comunas, a las que el chavismo riega con plata sin entender que eso es como echar agua en un improvisado laguito entusiastamente cavado por niños en la playa. Chupa y chupa. Pues bien, allí viene un dato que aporta ¡el mismísimo Chávez! Para el 2007, 3.200 proyectos recibieron del Gobierno 3,7 millardos de bolívares fuertes. Para el 2008 aumentaron a ll.728 esos proyectos, mientras sólo les añadían 300 millardos a lo ya otorgado, y para el 2009, los mismos 4 millardos para un abismal monto de ¡13.536 proyectos! Inflación de proyectos con sequía de real, chamo.

Por donde usted pele el ojo, la dura realidad le dice a Chávez, ¡no hay real! Y eso produce un ruido sordo: el de las talanqueras. El barril, el maldito barril engrasó las conciencias, ¡y éstas se amañaron! Como se dice que respondían las lavanderías chinas a sus clientes sin plata en las primeras décadas del siglo XX: "Si no hay leal, no hay lopa" Revolución a punt'e billete, ¿dónde?, ¿cuándo?

Tenemos hoy al Chávez exultante de diciembre de 2006: el alud de votos, ¡oh!, beneficiado humilde, no fue por él, fue ¡por el socialismo! Y eso trajo la mayor pérdida en el menor tiempo que nuestra historia electoral hubiese contemplado: ¡3 millones de votos menos le costó la gracia! Y no entendió nada. Si como dice el Eclesiastés: "Dios ciega a quienes quiere perder", entonces que en medio del foso del 2010 Chávez quiera asustarnos, es suicidio del bueno.

Este domingo conminó a la burguesía a espantarse con las expropiaciones que vienen. ¿A cuál burguesía? ¿Será a la que le superó por 31 mil votos en Puerto La Cruz? ¿O será a la de los que le asestaron un palo cochinero en Zulia y Táchira? ¿Es que Guatire se llenó de burgueses? ¿O es que las Misiones chavistas, como afirmó la lengua cándida de Jesse Chacón, son una máquina veloz de hacer escuálidos? Pero, ¿tan rápido?

Allí están los votos, que son la mejor prueba del derrumbe chavista, de la ruta que les condujo hasta aquí. Sigan transitándola.




antave38@yahoo.com
Publicar un comentario