Libertad!

Libertad!

viernes, 22 de abril de 2016

Otro punto de vista: No ve casi factible la salida de Maduro

Guaicaipuro Lameda: No veo fácil la salida de Maduro

20 Abril, 2016
guaicaipuro_lameda_cortesia_7mar2014Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 20 abr 2016.- El general Guaicaipuro Lameda afirma que Nicolás Maduro es el hombre ideal para el trabajo que viene haciendo.
“Luce estúpido y puede cometer estupideces y nos ocupamos burlándonos de él mientras le dejamos el camino franco para que avance en el propósito revolucionario. Peor aún, él mismo nos da el material para mantenernos ocupados”, afirma el ex presidente de Pdvsa, quien hace dos años publicó un mensaje de alerta a propósito de la presencia cubana en Venezuela, mensaje que todavía circula por las redes y por el cual lo contactamos para que hiciera un balance de lo ha sucedido desde entonces hasta hoy.
El general nos pidió las preguntas por escrito, y éstas son sus respuestas:
En un documento, que usted dio a conocer hace ya un tiempo hablaba de que Nicolás Maduro era mucho más exitoso que Hugo Chávez, y que su salida no era la más inmediata. ¿Piensa lo mismo hoy en día?
​ -Mientras más avanza el Gobierno de Maduro más se aproximan al éxito revolucionario. Maduro destaca porque lo hace a mayor velocidad sin los ambages o rodeos de Chávez y sin importarle lo de su popularidad en las encuestas.
-Maduro es el hombre ideal para el trabajo que viene haciendo. Luce estúpido y puede cometer estupideces y nos ocupamos burlándonos de él mientras le dejamos el camino franco para que avance en el propósito revolucionario. Peor aún, él mismo nos da el material para mantenernos ocupados.
-Pero idiota y todo, es el hombre de confianza de la revolución y fue quien recibió la herencia de Chávez por encima de la familia y del propio Diosdado que terminó revolcándose de la arrech…
-Inicialmente, Maduro era el delegado para asuntos laborales desde que comenzó el gobierno en 1999, así que desde un comienzo estaba por encima de muchos como María Cristina Iglesias, Iris Valera, Héctor Navarro y pare de contar.
-Me tocó relacionarme con Maduro en aquella época en que Carlos Ortega ganó las elecciones sindicales en Fedepetrol y luego cuando derrotó a Aristóbulo en las elecciones de la CTV. Actuaba como la mano derecha de Chávez y no como un simple intermediario. Luego, Maduro fue diputado y presidente de la Asamblea Nacional, canciller y vicepresidente de la República y ahora Presidente de la República. Sin embargo, decimos que es estúpido o bruto.
-Lo mejor de todo es que mientras los expertos en política y análisis político lo tildan de con tales calificativos, él termina haciendo lo que más conviene a la revolución y todos los dirigentes de la revolución cierran filas alrededor de su mandato.
-Pareciera que es más estúpido aquél que se cree astuto y que sabiéndoselas todas termina gobernado y sin saber qué hacer para quitarse de encima a ese estúpido que lo domina y que de paso le dice, de frente y sin tapujos, que no se irá y no podrán contra él.
-Con respecto a su salida del ejercicio del poder, no lo veo fácil. Es un problema de confrontación estratégica donde la mejor parte la lleva Maduro: tiene objetivo, tiene plan, tiene estrategia, tiene recursos y tiene suficientes elementos de poder para resistir la adversidad. Del otro lado, lo que se ve son muchas debilidades ya que el único elemento de poder con que cuenta la oposición es el factor social, la gente; pero no cuenta con un liderazgo asertivo que sepa canalizar la voluntad de esa gente para derrotar la estrategia y el plan de quienes gobiernan. Así que si Maduro y su gobierno caen, no será por las acciones del liderazgo opositor, sino por alguna torpeza que haga que las cosas se salgan del control que mantiene el régimen de gobierno.
-Por otra parte, está claro que en Venezuela gobierna una dictadura que surgió a la saga de procesos electorales. Ya no cabe duda que el gobierno ni cumple ni respeta los principios de la democracia. Bien estúpido aquel que piense que desmontará una dictadura jugando con las reglas de la democracia. En esta dictadura, esas reglas son para usarlas en remplazo del papel toilette que no se consigue: dictadura no pierde elecciones, no necesita el favoritismo de las encuestas y se mantiene por su propia voluntad utilizando la fuerza y la violencia como instrumento atemorizante. Como me decía Fidel Castro en su receta: Al que no le guste que se vaya.
-A falta de una estrategia capaz de derrotar la receta que se impuso progresivamente en Venezuela, tendremos revolución para rato. Dios quiera y permita que aparezca esa estrategia y se pueda poner en acción por el bien de Venezuela.
¿Cómo ve el clima político y militar del país?
-Mucho ruido y pocas nueces. Por un lado se habla del enfrentamiento interno en varios frentes del gobierno pero lo que no se dice es que Chávez les enseñó a vivir en un ambiente de equilibrios inestables. Porque si en algo era bueno Chávez, era en eso. En generar conflictos entre los suyos para mantener estados de tensión en equilibrio. Para ese estilo de gobernar, esas confrontaciones, permiten medir las lealtades y limpiar los cuadros de aquellos que no comulgan o defienden “a muerte” los objetivos y la estrategia de la revolución.
-Por el otro lado se habla de la Unidad y de la mesa. La pregunta es: ¿Unidad para qué?
SI DESEA VER LA ENTREVISTA COMPLETA
Publicar un comentario en la entrada