Libertad!

Libertad!

domingo, 26 de diciembre de 2010

Diego Arria: Mi última carta a CAP




Diego Arria
(@Diego_Arria en Twitter)
VENEZUELA (infoCIUDADANO)
26/Diciembre/2010



Esta carta de Arria para CAP fue leída por su hija Maria Francia, el 15 diciembre pasado, en el acto del bautizo del libro de Agustin Blanco Muñoz “CAP acusa nuevamente”.

Señor Presidente
Carlos Andrés Pérez
Miami

Muy querido Presidente y sobretodo amigo:

Solo el hecho de que mis hijitas Camila y Manuela cantan hoy en el coro de su escuela para lo cual han estado ensayando un par de meses, me priva de acompañarlo en el lanzamiento del libro “CAP sigue Acusando” del distinguido historiador y buen amigo Agustín Blanco Muñoz.

Entiendo que en el libro Agustín recorre treinta años de historia en conversaciones sostenidas entre ustedes dos -que sin dudas deben ser fascinantes. Ambos son frontales en sus opiniones lo cual le debe imprimir un carácter muy especial al libro, que espero leer muy pronto-debidamente dedicado porlos autores-aunque no haya podido acompañarles.

Si hubiese asistido al acto de esta noche habría recordado como en 1973 usted me invitó a conversar sobre el futuro de Venezuela y me pidió le acompañara en su campaña. Me dijo: “Mire Diego, voy a ser presidente y quiero que usted esté en mi equipo directivo”. No me precisó nada. Tampoco yo le pregunté que quería decirme con eso. Un año después usted me juramentó como Gobernador de Caracas. Mi primer cargo político.

Luego siguió dándome otras oportunidades de servir a nuestro país. Una vez le conté que mi madre me había dicho años atrás de nuestro encuentro: “Carlos Andrés será presidente de Venezuela”. Recuerdo haberle dicho a ella que estaba equivocada. Ahora no sé si la razón por la cual usted me sumó a su gobierno fue para darle la razón a mi mamá-que era su entusiasta y fiel seguidora.

Pero lo que quiero dejarle una vez mas constancia esta noche-tanto a usted como a los amigos que le acompañan- no es sólo el agradecimiento por las oportunidades, sino sobretodo para reiterarle el orgullo que tuve, tengo, y tendré de haber sido no solo su colaborador, sino su amigo muy cercano a lo largo de estos treinta y cinco años. Haber transitado por la historia de nuestro país a su lado es un privilegio que tuvimos muy pocos.

Como parece ser el destino de los grandes personajes, el mundo advirtió de primero que su visión y su accionar político desbordaba las fronteras nacionales, pero sólo para emprender o respaldar las mejores causas de la región. Desde su participación central en el retorno a Panamá de su canal hasta la paz en Centro América, para citar solo estos dos casos.

Recuerdo bien la primera sesión de jefes de estado representados en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Yo le acompañaba como su Embajador. A su lado George Bush, François Mitterand, Boris Yeltsin, el Rey de Marruecos, el Primer Ministro del Reino Unido, entre otros más.

Y sabe mi querido presidente ese día -en especial- me sentí especialmente orgulloso de representarlo por liderizar usted un gobierno que los venezolanos todavía no alcanzan a entender que tuvo alcances y dimensiones de la más alta importancia en conflictos que amenazaban la paz y la estabilidad internacionales. En esos escenarios Venezuela tuvo en usted un estadista como jefe de estado. El ultimo sin dudas.

Mientras espero por el libro, aprovecho para felicitar a sus dos “autores” Con mi invariable admiracion respeto y afecto.

Diego
New York diciembre 15, 2010

CAP en Twitter
Publicar un comentario