Libertad!

Libertad!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La izquierda busca un rumbo


REPORTAJE
La izquierda busca un rumbo
Bill Clinton, Tony Blair y Felipe González debaten en Nueva York junto a otros líderes progresistas cómo recuperar el espacio perdido ante los conservadores

SANDRO POZZI - Nueva York - 15/12/2010
V

Bill Clinton, Tony Blair y Felipe González coinciden al analizar la situación que vive el movimiento progresista en Estados Unidos y Europa: tenemos que transmitir mejor el mensaje para aplacar la retórica conservadora. La tarde del lunes, con las Naciones Unidas como escenario, los tres líderes mantuvieron un coloquio organizado por el Center for American Progress y la Fundación Ideas en el marco de la iniciativa Progreso Global. Entre todos buscaron fórmulas para combatir la "política del miedo" que, según ellos, rentabiliza la derecha en tiempos de crisis.

Matt Browne: "Los jóvenes han sido demasiado complacientes"

Los ex dirigentes intentan combatir la "política del miedo" de la derecha

"Hemos perdido demasiadas elecciones, por eso hay que ser francos y ver dónde estamos", admitió Blair, mientras reiteraba que la clave para el futuro del progresismo está en "entender el mundo" en el que vive el electorado, muy diferente al de cuando llegó a Downing Street. "La sociedad ha cambiado, nosotros también debemos hacerlo", remachó el ex primer ministro.

Clinton opinó que la derecha se encuentra en una zona cómoda para atacar, mientras la izquierda juega a defenderse. "No somos capaces de explicar a la gente lo que estamos haciendo para arreglar las cosas que rompen los conservadores", lamentó. "Hay que defender las cosas que sabemos van a crear un futuro mejor, no lo imposible, lo que nos gustaría", enfatizó el demócrata.

Se precisa una ruptura con la rigidez ideológica, según Blair. En este sentido, la joven líder de los socialdemócratas daneses, Helle Thorning-Schmidt, dijo durante el debate que "si la derecha es capaz de liderar en plena crisis", se hace urgente saltar a escena con un mensaje más centrista. "Son muy buenos al convencer a la gente de que los progresistas somos unos incompetentes", añadió la ministra Carme Chacón.

En el corazón de la iniciativa Progreso Global, un movimiento que busca orientar el futuro del pensamiento progresista, está Matt Browne. El estratega de campaña británico, que cerró ayer la reunión de alto nivel, es una de las figuras emergentes en la izquierda.

Browne está convencido de que la experiencia de Clinton, Blair y González ayudará a que emerjan las nuevas generaciones de líderes. No cree que el problema de la izquierda en Estados Unidos y Europa sea de ideas. "Creemos que los principios políticos progresistas son los adecuados. Pero lo crucial es contar bien la historia, organizarnos mejor, para que el electorado escuche nuestro mensaje".

Se trata, en definitiva, de hacer bien política y de defender los valores. "No hay que reinventar nada, sino redefinir los principios, para adaptarlos al contexto actual", remachó, en la línea de lo expresado por Clinton y Blair. Por su parte, Felipe González cree que para marcar bien el camino hace falta también elaborar un "diagnóstico de la crisis, de sus repercusiones y de la respuesta".

Lo que también se puso de relieve en el debate y mesas de trabajo fue el desasosiego general hacia la política, y en particular la pobre implicación de los jóvenes. "Creo que han sido hasta ahora demasiado complacientes. Básicamente han dado por hecho que los avances conseguidos por las políticas progresistas iban a durar siempre", remachó Browne.

A modo de conclusión, los participantes reiteraron que se necesita lanzar un "mensaje de oportunidad" para contrarrestar la narrativa negativa conservadora, aunque admiten que es difícil hacerlo calar, porque hay que ser realistas. "Lo que hay que ver son los retos comunes, discutirlos y colaborar en ciertas áreas, como el comercio, la regulación financiera, para tener políticas comunes más progresivas a todos los niveles", remachó el estratega.

La reunión que cerró ayer sus trabajos en Nueva York pretende marcar así una nueva fase en la iniciativa Progreso Global. Los dos días de debate servirán, además, de base para las discusiones que a comienzos de abril tendrán lugar en Madrid, en la conferencia Generación Futura, orientada a formar una nueva hornada de líderes progresistas.

A
Publicar un comentario