Libertad!

Libertad!

domingo, 19 de diciembre de 2010

Obsesión y recurrencia

Obsesión y recurrencia
DANILO ARBILLA | EL UNIVERSAL
domingo 19 de diciembre de 2010 04:56 PM

En llamativa coincidencia cada vez son más los lectores que se comunican conmigo para acusarme de estar obsesionado con Chávez. Los he tomado en cuenta y revisé mi conducta: definitivamente no creo que sea un problema de obsesión (idea que con tenaz persistencia asalta la mente). Son datos de la realidad. Si, por ejemplo, se tienen varios hechos y noticias y entre ellas están las declaraciones de un general que anuncia que si en las próximas elecciones presidenciales gana la oposición, no se reconocerá el resultado y continuará el presidente en ejercicio (en el caso Hugo Chávez) hasta que a éste se le antoje; y si a ese general el presidente (otra vez Hugo Chávez) lo ascienda al más alto rango dentro de la FFAA venezolana; ¿Eso es o no es una información de primera, digna de ser analizada y comentada?

Por ejemplo si en un país se realizan elecciones legislativas; gana la oposición, obtiene más del 50 % de los votos, pero el oficialismo se lleva más del 60% de los legisladores; ¿qué es eso? ¿Un milagro? Seguro que no es obsesión. Sí es noticia. Es mucho más noticia que aquella del hombre que mordió al perro; y eso ocurrió en la Venezuela de Chávez. Si además la Unasur y la Cumbre de Naciones Iberoamericana, preocupadas por la defensa de la democracia aprueban cláusulas de "autoblindaje democrático" y esas declaraciones las firma Chávez (además de otros reconocidos demócratas como Fidel, Chávez, Ortega, etc.); cómo no difundirlas y comentarlas.

Mientras tanto, para esta columna teníamos que, no contento con haber conseguido muchos más legisladores con muchos menos votos, Hugo Chávez se aprestaba -quizás al salir ésta ya lo hizo- a privarle al nuevo Congreso venezolano de la mayoría de sus potestades, procurando que el actual le vote pleno poderes . Ya consiguió días atrás que sus legisladores designaran a todos los nuevos miembros de "su" Poder Judicial, no sea cosa que con el nuevo Poder Legislativo se les escapara algo de las manos. Y como se sabe en este tema de la separación de poderes Chávez es muy celoso y no le gusta que haya desvíos y por eso prefiere manejarlos los tres él solo.

Si por extenderme y analizar estas noticias se me va a tildar de obsesivo, no lo haré. Mi limitaré entonces a consignar que, entre varias organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos que han protestado contra los atropellos que pretende llevar a cabo Chávez, también la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión han manifestado su preocupación por tres proyectos de leyes que podrían aprobarse en estos días (en el Congreso que se va) en Venezuela. Estas organizaciones, sin duda, muy prudentes, advierten que dichos proyectos no establecen los límites necesarios para que exista un verdadero control de las facultades legislativas que asumiría el Ejecutivo ni el equilibrio entre poderes que dé garantía para la vigencia de los derechos humanos y además indican que dichas normas atentan contra la suerte de la TV independiente e implican serias restricciones para el derecho a la libertad de expresión y restringen la influencia de los medios audiovisuales independientes de Venezuela.

No creo que alguien pueda calificar a estas instituciones de obsesivas. Como se señaló ha habido muchas más; no las consigno por razones de espacio y para que no se diga que soy obsesivo. Pero el tema es cada vez más serio y no hay que dejarlo de lado.

srivero@busqueda.com.uy
Publicar un comentario