Libertad!

Libertad!

domingo, 6 de febrero de 2011

ENTREVISTA // Herbert Koeneke, doctor en ciencia política



| ENTREVISTA // Herbert Koeneke, doctor en ciencia política
"Chávez promueve el odio racial para unificar a sus seguidores"

"El ha logrado despertar un resentimiento que estaba latente en los venezolanos"

Koeneke sostiene que Chávez pudiera dar "un manotazo", pero cree que juega a la carta electoral porque, "aunque se siente acorralado" cree que puede ganar en el 2012 (Vicente Correale)
Contenido relacionado
ROBERTO GIUSTI | EL UNIVERSAL
domingo 6 de febrero de 2011 12:00 AM
Por académico y por tanto riguroso a la hora de formular un juicio, Hebert Koeneke no resulta tibio, ni mucho menos timorato. Todo lo contrario, escudado en sus logros académicos (Magister en Comunicación Masiva, PHD en Ciencia Política y Profesor Titular de la USB), va directo a la idea, desecha los circunloquios y habla sin titubeos ni incisos suavizantes que amortiguen sus conclusiones.

-El 4 de febrero Chávez anunció la necesidad de crear una vanguardia que conduzca el proceso revolucionario al estilo leninista.

-El Presidente, quien se declaró marxista leninista sin haber leído El Capital, como lo reconoció públicamente, sigue los pasos del dirigente soviético y ahora pretende crear una vanguardia. Eso implica disponer de un fuerza movilizable para defender la revolución..

-También anunció la reconstitución del Polo Patriótico.

-Luego de la fundación del PSUV el Presidente conminó a los demás partidos a sumarse a esa estructura, so pena de quedar excluidos del proceso revolucionario. El Polo Patriótico fue creado en 1998, para las elecciones del aquel año, como una coalición partidista para enfrentar la corrupción puntofijista, como rezaba el lema de la campaña electoral. Luego, dentro de la concepción marxista leninista, decidió la existencia de un partido único, pero al tiempo descubrió que eso no caminaba. Así, algunos partidos se quedaron con el proceso, pero conservando su identidad, para después emigrar. Ahora pretende rescatar la vieja idea. Pero ya vimos lo que pasó en en Lara. Henry Falcón fue el gobernador más votado y rompió con Chávez. Entró al PPT, partido muy pequeño y luego esa combinación tuvo resultados adversos el 26 de septiembre. El punto es que Chávez se siente acorralado para las elecciones que vienen, incluyendo las presidenciales.

-¿Cómo puede reconstituir el Polo si la gran mayoría de los partidos que lo conformaron están ahora en la oposición, con excepción del PCV?

-Vinculado a eso está la idea de castigar a los diputados que identificados con el chavismo, puedan cambiar de opinión y votar en contra de las propuestas de su partido. La aprobación de la ley contra el salto de talanquera se dirige a ese objetivo y no es otra cosa sino una reforma a la ley de Partidos Políticos Reuniones y Manifestaciones Públicas, aprobada en 1965. Se trata de una violación de la Constitución, la cual establece claramente que los parlamentarios deben actuar en función de la representación de sus electores, con criterio propio y al margen de lineamientos partidistas. Esa ley demuestra cómo Chávez trata de evitar que continúen las deserciones y asegurar la mayoría en la Asamblea Nacional.

-La aprobación de esa ley y el llamado al Polo Patriótico, ¿no indica que Chávez cree todavía en la vía electoral, a pesar de haber perdido el favor de las mayorías?

-Sí. Las decisiones tomadas en materia electoral, demuestran que trata de mantenerse en el poder a través de una apariencia democrática. Está la incorporación de las últimas tres rectoras al CNE, que le da al oficialismo una mayoría de cuatro a uno en el Directorio. Y luego la Ley Orgánica de Procesos Electorales, (redefinición de los circuitos) para darle a Chávez la mayoría en el parlamento con minoría de votos. El tratará de mantener el control de los poderes públicos a través de mecanismos electorales. Pero no es descartable que pudiera dar un manotazo. No la creo inminente, pero habría que considerar la posibilidad.

-¿No está contemplada esa posibilidad en el caso de que pierda las elecciones o antes, si cree que las va a perder?

-El lo dijo y a los pocos días el general Rangel Silva lo ratificó al advertir que "estamos casados con la revolución" y agregando que podría no reconocer el triunfo de la oposición. Al poco tiempo fue ascendido a General en Jefe.

-¿Qué quiere decir usted con esa cita?

-Que está enviando una señal intimidatoria a la oposición, pero también a sus seguidores. Es un preaviso. "Si no triunfo vamos a un desconocimiento formal de quien pueda haber ganado".

-Hay quienes critican el intento de comparar la situación egipcia con la venezolana y hasta cierto punto tienen razón porque las diferencias son de todo tipo. Pero hay un elemento común: allí hay un señor que gobierna desde hace 30 años y aquí hay uno que tiene 12 y quiere más. Ante eso y luego de tanto tiempo, la única forma de removerlo ha sido la insurrección popular.

-Antes de Egipto fue Túnez, donde el gobernante decidió irse. Los estudiosos de las aperturas democráticas, que algunos llaman los "transitólogos" (del totalitarismo a la democracia) y los "consolidólogos" (analistas de la consolidación democrática), pero sobre todo uno de ellos, Samuel Huntington, afirman que hay tres modos de apertura democrática: una es el reemplazo, en la cual la efervescencia de la base lleva al gobernante a irse. La segunda es la transformación, cuando en la cúpula gobernante alguien consciente de que la rebelión es inminente, convence a quien está en el poder de que renuncie. La tercera, es un híbrido entre transformación y reemplazo, mucha efervescencia, un gobernante reacio a dimitir y alguien del entorno que le hace entrar en razón.

-¿Cuál de esas está planteada en Venezuela?

-En este momento no están dadas las condiciones para un reemplazo a través de manifestaciones populares y la participación de las Fuerzas Armadas y la transformación, que implicaría una decisión de Chávez, la descarto totalmente. Lo que sí podría ocurrir es un repliegue táctico. Ya lo vimos con la ley de Educación, que declaró inaplicable. Luego asomó la posibilidad de reducir la vigencia de la ley Habilitante y reculó de inmediato. En todo caso, la estrategia permanece.

-A veces la oposición olvida que Chávez puede ganar las elecciones y seis años, en su caso, se parece mucho a la eternidad.

-A dos años de las elecciones no podemos hacer proyecciones. Pero si las circunstancias actuales se mantienen es muy probable que Chávez pierda. Hay un gran descontento, ante el cual Chávez se lava las manos.El ha mostrado, además, capacidad de rebote . En el 2003 perdía el referéndum revocatorio, lo postergó y en el 2004 ganó. En el 2007 perdió el aprobatorio y luego triunfó con la propuesta de enmienda. La pregunta es hasta cuándo puede durar eso porque la insatisfacción puede acrecentarse de aquí a las elecciones.

-Si expropia, ocupa y ofrece espacios, incluso Miraflores, para los damnificados, ¿no se lo van a agradecer los pobres, que son la mayoría?

-Es lo que ha venido haciendo. Luego del referéndum revocatorio reconoció que había volteado la tortilla gracias a la intervención de Fidel Castro y a la Misión Barrio Adentro. El va a seguir con esa política. Pero son paños calientes y resulta preocupante que haya logrado despertar un resentimiento que se encontraba en estado de latencia. Los historiadores suelen afirmar que el venezolano siempre ha sido igualitario, generoso, franco.

-¿Y eso no es así'

-La verdad es que somos rencorosos y resentidos Hay quienes sostienen que la de independencia fue una guerra civil y citan al Taita Boves y sus desmanes al frente de sus ejércitos. Luego Ezequiel Zamora, en la Guerra Federal, promovió el conflicto de clases. Chávez logró despertar ese resentimiento y ha intentado cohesionar a los sectores populares en contra de lo que llama la burguesía explotadora y corrupta. En "El Libro Negro del Comunismo" se hace la contabilidad de las muertes provocada por los regímenes comunistas del siglo XX y el número de crímenes asciende a a los cien millones. En buena medida eso es producto de la movilización de las poblaciones, el criterio de que al adversario, que es enemigo, hay que eliminarlo. Es un juego de suma cero.

-¿Cree usted posible que a estas alturas Chávez pueda instaurar un totalitarismo, a ese extremo, en Venezuela?

-Hacia allá apunta. Antes yo no estaba seguro, pero me he ido convenciendo. No es algo que ocurra de la noche a la mañana, pero el mensaje revanchista y la movilización de milicias, al mando del Presidente, sin mediación de las Fuerzas Armadas, obedece a ese objetivo. El discurso, está claro, es divisionista para consolidar a sus seguidores a través del odio, incluso el odio étnico. El lo ha dicho: "blanquitos".

-¿Odio racial?

-Sí, el odio racial.
Publicar un comentario