Libertad!

Libertad!

domingo, 6 de febrero de 2011

Fallas en la información epidemiológica y riesgo persistente de diseminación del brote de cólera importado de República Dominicana

Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela
Comisión de Epidemiología
Alerta epidemiológica Nº 171
5 de febrero de 2011
I. Editorial
Este año, hasta el día 3 de febrero de 2011 no fue posible obtener información de fuentes oficiales acerca del comportamiento de las enfermedades infecciosas de notificación obligatoria, así como de los indicadores de salud de la población que se resumen en el Boletín Epidemiológico Semanal del MPPS. El portal electrónico del Ministerio suspendió ese día la barrera para descargar la información retrasada correspondiente a las primeras 2 semanas epidemiológicas. Ayer, 4 de febrero, liberó la información correspondiente a la tercera semana epidemiológica. Por otra parte, han pasado 11 semanas desde el comienzo del desastre producido por las inundaciones y deslizamientos y no se ha divulgado información técnica sobre la situación epidemiológica de los refugiados en los albergues y en la población afectada. Esta deberá ser una de las preguntas que estará obligada a responder la ministra de salud una vez que comparezca a la interpelación fijada por la Asamblea Nacional en los próximos días.


Cada vez resulta más difícil la obtención de información de fuentes oficiales. En el caso de la salud, la información es indispensable para garantizar este derecho y facilitar a los ciudadanos conocer los riesgos a enfermar, y a la vez, participar solidariamente mediante conductas sanas, individuales y colectivas en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Desde el ALERTA EPIDEMIOLÓGICA hemos reclamado reiteradamente la obligación del MPPS de proveer la información oportuna, completa y continua en salud. La respuesta ha sido intermitente, tardía e incompleta.

La información oficial ofrecida a la prensa, sobre el brote de cólera importado desde República Dominicana, es incompleta, contiene imprecisiones y errores que es necesario corregir y no se apoya en un reporte técnico elaborado detalladamente. Las noticias sobre este tema publicadas en el portal del MPPS hasta el 30 de enero, dan a entender en forma errónea que todas las personas que han sido atendidas y que han recibido tratamiento son casos de cólera. Lo que no se corresponde con la definición de caso. A partir de esa fecha, se modificaron los titulares del portal del MPPS y solo se habla de ¨personas atendidas¨ en la noticias siguientes. No de casos de cólera.

Sin embargo, los medios de comunicación en su mayoría han repetido el error, en ausencia de una aclaratoria del MPPS, por ejemplo, el día 4 de febrero, los diarios nacionales y otros medios titulan: ¨245 personas afectadas por cólera¨.

Para encontrar la solución a este error, nos apoyaremos en las cifras:
452 fueron las personas que asistieron a la boda y que tuvieron expuestas a infectarse de cólera.
28 presentaron síntomas y signos de enfermedad que ameritaron hospitalización.
61 presentaron síntomas menores y fueron atendidos ambulatoriamente.
156 los asistentes a la boda, contactados en Venezuela, que no han presentado síntomas.

Las 89 personas con síntomas tienen vínculo epidemiológico y son casos sospechosos de cólera importados y entre ellos, a quienes se les identificó la bacteria son casos confirmados. La ministra de salud, hasta ahora informó solo de 2 casos confirmados.

Los 156 asistentes a la boda, sin síntomas no cumplen los criterios de definición de caso y no pueden ser considerados de esa manera casos de cólera. Sin embargo, deben recibir quimioprofilaxis con antibiótico, tanto, por que podrían enfermar si no reciben tratamiento, como porque podrían se portadores sanos de la bacteria.

14 de los expuestos se infectaron y recibieron tratamiento en República Dominicana (10), Boston (1), Madrid (2) y Ciudad de México (1) y no sabemos sin están incluidos en la lista original de los 452 asistentes.

Hasta este momento, las 245 personas atendidas (enfermos y sanos) que recibieron tratamiento en Venezuela son el 54,2 % de los expuestos.

Falta por ubicar, atender y tratar profilácticamente a 209 personas expuestas (45,8%), que no necesariamente están en este momento en Venezuela, por lo que persiste el riesgo de diseminación del brote de cólera. Si estas personas regresaron al país, debieron ser fácilmente identificados mediante la ficha epidemiológica que tenían que llenar, por ser pasajeros provenientes de un país con un brote de cólera. Esto es válido y obligatorio para cualquier pasajero, forme parte de vuelos comerciales, charter o en aviones privados. Si la ficha epidemiológica no estuvo disponible para el momento del ingreso a Venezuela de estos pasajeros en los días 24, 25 de enero y sucesivos, para subsanar esta omisión, es posible la identificación y ubicación de los pasajeros mediante la búsqueda activa por los servicios de Epidemiología del MPPS, interrogando a los expuestos atendidos y si se consultan los manifiestos de vuelo de los aviones que regresaron de República Dominicana en ese lapso.

Desde la Comisión de Epidemiología de la RSCMV pensamos que más importante que aclarar los errores numéricos, resulta asegurar que el cerco epidemiológico sea efectivo. Para ello es indispensable en primer lugar, identificar el paradero y situación clínica- epidemiológica de todos y cada uno de los expuestos. Por lo que la tarea está a medio cumplir y no puede afirmarse que el cerco epidemiológico ha sido efectivo, porque no se han identificado, hasta ahora, casos autóctonos con vinculo epidemiológico con los casos importados o con las personas expuestas. Las tareas de educación al público, de promoción de buenas prácticas de higiene personal, del uso de agua potable, del consumo de alimentos sanos y seguros, de dotación de servicios básicos, de disposición de aguas negras, de saneamiento ambiental, de los preparativos para mejorar la capacidad diagnóstica y resolutiva de los establecimientos públicos de atención médica tienen que incrementarse rápidamente en todo el país.

Este es un asunto de salud pública, nacional e internacional de la mayor importancia, requiere extremar las diligencias por parte de las autoridades sanitarias, los profesionales de la salud, las personas expuestas a riesgo y toda la población.

A las autoridades sanitarias, porque deben velar efectivamente por el derecho a la salud de la población, en grado superlativo cuando se trata de enfermedades infecciosas con alta capacidad de contagio que ponen en peligro a la población y potencialmente pueden extenderse más allá de nuestras fronteras, por lo que requieren medidas oportunas y efectivas de promoción, prevención, vigilancia y control epidemiológico, información al público y atención a la salud. Llama la atención que la OPS no ha colocado en su portal electrónico, hasta el día de hoy, el Alerta Epidemiológica internacional de los casos de cólera exportados desde República Dominicana a Venezuela.

A los profesionales de salud, porque tenemos, especialmente los médicos, la obligación de realizar la notificación de casos de sospecha de cólera como lo establecen los artículos N· 25 (Numeral 1) y Artículo N· 47 (Numerales 1 y 7) de la Ley del Ejercicio de la Medicina y el Código de Deontología Médica. Así como la obligación de estar suficientemente informados y actualizados para la debida atención de los enfermos.

A las personas expuestas, porque tienen la obligación moral y legal de cooperar con la autoridades de salud y con sus médicos en todas las medidas necesarias para recibir protección de su salud, de sus familiares y allegados, de modo de evitar la diseminación de la enfermedad a otras personas y grupos vulnerables. Estamos conscientes que en situaciones de esta naturaleza, las personas insuficientemente informadas, pueden confundirse, no cooperan suficientemente, por miedo, prejuicios, temores de estigmatización y negación del problema. La solución está en la educación y la sensibilización de los afectados, que les permita entender que las medidas de salud puública además de protegerles, respetarán sus derechos humanos, su dignidad y su seguridad.

A la población en general, a cooperar con la autoridades de salud en las medidas sanitarias que sean ordenadas y estar alertas para aplicarlas, consultar las fuentes de información y tomar conciencia de que el riesgo de enfermar existe, más si no se cumplen las medidas preventivas.

En el portal de la Red de Sociedades Científicas, www.rscmv.org.ve están disponibles las últimas 13 Alertas Epidemiológicas, con notas de la evolución de la epidemia en Haití y República Dominicana, las recomendaciones de la OPS que debieron cumplirse para aumentar la vigilancia epidemiológica y los preparativos para atender el riesgo de propagación de cólera a otros países del Continente. Además, el 14 de noviembre contribuimos a divulgar información para personal de salud, la Noticia Epidemiológica N· 25, Cólera, una amenaza para la región.
Publicar un comentario