Libertad!

Libertad!

miércoles, 9 de febrero de 2011

Teodoro Petkoff Escojamos al candidato

Escojamos al candidato
Lo que parece ser una mayoría del país político piensa que esa incógnita debe ser despejada cuanto antes. Compartimos esta visión. A Chávez no se le puede dejar correr demasiado tiempo solo y el país necesita una figura concreta, de carne y hueso, que pueda materializar el cada vez más amplio y profundo anhelo de voltear la página de esta pesadilla
Teodoro Petkoff


Ya el tema del candidato unitario para enfrentar a Hugo Chávez en 2012 ha sido colocado sobre el tapete. Alguna gente considera que es demasiado temprano y hay quien llega al disparate de proponer que esa selección se haga a mediados del año próximo. Por el contrario, lo que parece ser una mayoría del país político piensa que esa incógnita debe ser despejada cuanto antes.

Compartimos esta visión. A Chávez no se le puede dejar correr demasiado tiempo solo y el país necesita una figura concreta, de carne y hueso, que pueda materializar el cada vez más amplio y profundo anhelo de voltear la página de esta pesadilla.

Por ahora hay una muy buena noticia y es que en la MUD el tema está presente y prácticamente está fuera de discusión el método para seleccionar el candidato unitario: primarias. Es además, lo que la gente quiere. Sobre eso no parece existir discrepancias de fondo. De modo que de la profusión de candidatos no hay que preocuparse.

El pueblo elegirá entre ellos el que mejor se ajuste a las aspiraciones y expectativas de la mayoría. Claro, pensamos que algunos criterios para participar en esa carrera deberían ser establecidos, de modo que las primarias no se transformen en un relajo, en las cuales se pueda postular cualquiera que diga "quiero ser candidato", así no tenga significación o respaldo alguno.

La segunda buena noticia es que la MUD está trabajando ya en la elaboración del reglamento que debe regir el evento, para que ninguno de sus aspectos quede sometido a la discrecionalidad o interpretación particular de nadie sino que cualquier contingencia tenga respuesta en las previsiones del reglamento.

Lo que todavía está en proceso de discusión es la fecha para las primarias. En este diario proponemos, sin tirarnos en el piso por ello sino como mero motivo de discusión, una fecha para el cuarto trimestre de este año 2011, preferiblemente en octubre, de modo tal que ya desde noviembre en adelante el candidato esté elegido y dando sus primeros pasos en el largo camino que tendrá por delante. El argumento que se esgrime de que eso le dará más tiempo a Chávez para "aplastar" a ese candidato no resiste ningún análisis. Parte de la premisa de que el candidato será una especie de idiota, a quien Chávez podría batuquear a su saber y entender.

Entre los nombres que suenan como candidatos de la alternativa democrática no hay ninguno cogido a lazo y adicionalmente ha de contar, además de partidos y organizaciones sociales con una plataforma opositora más amplia que nunca: siete gobernaciones, la Alcaldía Metropolitana de Caracas y un grupo parlamentario de 67 diputados, todo lo cual le da una visibilidad y una capacidad de respuesta como no ha tenido hasta ahora. Se equivoca quien crea que es una pelea de burro con tigre. Al ventajismo lo matará el entusiasmo y el ánimo de lucha y la propia e indetenible decadencia del gobierno mismo.

Eso sí, es de suponer que los precandidatos y sus postulantes firmarán solemnemente un acuerdo mediante el cual se comprometerán a acatar los resultados de las primarias y a respaldar con todos los hierros a quien resulte escogido por la mayoría. Además, ninguno debe tener adversarios a los lados sino al frente: Chávez. La disputa no es entre ellos sino contra el Presidente.
Publicar un comentario