Libertad!

Libertad!

martes, 1 de febrero de 2011

Editorial de Venezuela Analitica

Unidad de mando para triunfar
Editorial

Lunes, 31 de enero de 2011

Sin unidad de mando se hace más difícil la victoria. Frente al descalabro creciente de Chávez la alternativa democrática luce aún insuficientemente organizada. No sólo por el hecho de que abundan los neo náufragos que no pierden la oportunidad para torpedear a la MUD, sino también por que ésta en el parlamento pierde oportunidad de reaccionar oportunamente por la decisión de establecer un comando colectivo de 6 jefes de fracciones parlamentarias. En un debate político que requiere respuestas ágiles e inmediatas no se puede pedir “taima” para reunirse y responder. Se requiere que alguien, por lo general un jefe de fracción, de la señal conveniente. Pero, más allá de esa circunstancia que pudiera resolverse con una jefatura rotativa en las sesiones, queda por definir las reglas para enfrentar, con posibilidades de éxito, las elecciones presidenciales de 2012.

Es más que probable que la alternativa democrática pueda triunfar en diciembre de 2012, pero para hacerlo requiere seleccionar, cuanto antes, a su abanderado. Las elecciones primarias deberían realizarse en octubre de 2011 y preferiblemente a doble vuelta para garantizar que el seleccionado tenga un caudal de votos suficiente, a menos que ya los haya obtenido en la primera consulta electoral. Luego sería conveniente que se estructure un comando de campaña con sus respectivos responsables por áreas y por supuesto la debida unidad de mando. Por eso es luce conveniente la tarjeta única de la unidad. Esta no es una ocasión para que los partidos se midan sino para que la sociedad entera se identifique con un objetivo, un programa y un candidato de unidad nacional. Habrá ocasiones para que los partidos luchen con sus colores, como lo serán las elecciones de gobernadores y alcaldes, pero lo que está en juego en las presidenciales es absolutamente fundamental para signarlo por la dispersión de colores en el tarjetón electoral.

No es la hora de mezquindades, ni del fraccionalismo. Ya vendrán tiempos en los que las ideologías encontrarán sus espacios. Por ahora la manera de triunfar está en la unidad perfecta de todas las fuerzas democráticas en el objetivo único de restablecer, como en el 23 de enero de 1958, la democracia en Venezuela.
Publicar un comentario