Libertad!

Libertad!

viernes, 15 de enero de 2010

Entrevista // John Magdaleno, politólogo

"El Gobierno deberá lidiar con el riesgo de un posible voto castigo"
"El Gobierno no podía seguir frenando la devaluación, si no la hubiera hecho después de las elecciones (...) La devaluación es una fuente de recursos. Ahora el Estado tiene más recursos para la campaña".

Magdaleno afirma que para vencer en septiembre la oposición debe presentar rostros frescos y un programa legislativo conjunto (Nicola Rocco/archivo)
La decisión presidencial de devaluar el bolívar y establecer dos tipos de cambio junto a la crisis eléctrica y el creciente clima de conflictividad laboral abren las puertas a la oposición para repetir en 2010, en las elecciones parlamentarias, la victoria que el 2 de diciembre de 2007 obtuvo frente al Gobierno.

La afirmación la hizo el politólogo John Magdaleno, quien no obstante advirtió que para conseguir ese objetivo las fuerzas que adversan al presidente Hugo Chávez deberán realizar una serie de tareas.

Sobre los motivos por los cuales el Ejecutivo ajustó el tipo de cambio justo ahora, a nueve meses de la cita para renovar la Asamblea Nacional, el experto se lo achacó a dos razones: "No podían contenerla más tiempo, porque si no la hubieran hecho después de las elecciones parlamentarias, precisamente porque saben los impactos negativos que tiene la devaluación en el salario de los trabajadores y porque la devaluación siempre se convierte en Venezuela en una fuente de financiamiento. Ahora el Estado tiene más recursos y eso puede ayudarle a solventar problemas sociales en puertas o que ya están en marcha y financiar su campaña".

-Pero ¿por qué toma esta medida ahora si los precios del petróleo se están recuperando y ha podido recurrir a las emisiones de bonos para controlar el dólar permuta?

-El Gobierno está presionado económicamente. Esas medidas que mencionas, los bonos, los papeles, etc., tuvieron un impacto temporal. La reducción de la tasa de cambio en el mercado permuta fue temporal y no se resolvió el problema de fondo. Hay una racionalidad económica detrás de la medida y otra política, que es obtener recursos para hacer una campaña electoral. Si las anteriores campañas fueron monstruosas, pues ésta no me la quiero ni imaginar.

El Gobierno está buscando obtener la mayor cantidad recursos económicos para persuadir al electorado e inundar a los canales de televisión y las calles con publicidad. Quiere tener capacidad de maniobra política.

-Pero en un año electoral normalmente los gobiernos no buscan molestar al electorado con medidas impopulares, para evitar que se inclinen por la oposición. ¿Cree que para compensar el Gobierno hará que el control cambiario sea más ágil?

-Los controles de cambio siempre generan problemas a la larga (...) La devaluación va a tener impactos negativos y por supuesto que va a molestar, no sólo a la clase media sino a los trabajadores que van a ver como sus ingresos disminuyen. El Gobierno tendrá lidiar con esos impactos negativos para evitar que se conviertan en votos castigo. A mi juicio, ¿cuál es el cálculo de fondo que hizo el Gobierno para adoptar esta medida? La oposición está dividida, la modificación de las circunscripciones electorales y los recursos que vamos a obtener con la devaluación nos van a dar un margen para maniobrar.

-¿La oposición está en condiciones de aprovechar el descontento que esta medida?

-En el pasado la oposición no ha aprovechado crisis importantes. No ha aprovechado la crisis energética. Ni siquiera se ha aprovechado la inseguridad personal, pese a que es el área peor evaluada por la población. En la última encuesta de Datanálisis, de diciembre, dice que 92% de los venezolanos se sienten insatisfechos con el manejo del Gobierno del problema de inseguridad. La oposición tampoco ha aprovechado los escándalos de corrupción abiertos entorno a los bancos intervenidos en diciembre. La oposición desaprovechó el malestar social en 2002, 2003 y 2004.

-¿Usted cree posible que la oposición presente candidatos unitarios y una propuesta que ilusione al electorado?

-Hay posibilidades de que haya candidatos únicos. Lo que sigue siendo una incógnita es si va haber una alianza perfecta para los 167 diputados principales y suplentes. El de la unidad es un tema que, a mi manera de ver, se ha debatido de forma reduccionista, porque si bien la unidad es un tema importante, no es el único.

Los estudios de opinión son muy contundentes al señalar que para que la oposición logre constituir una mayoría tiene que presentarle al electorado candidatos atractivos, no sólo a los opositores sino a los no alineados y a los chavistas moderados. Esos candidatos atractivos deben ser caras frescas e incluso independientes, es decir que no militen en partidos políticos. Además, habría que tener una campaña muy buena, con unas comunicaciones integradas y una agenda legislativa común. Un proyecto de ley esencial, a mi juicio, es el de Seguridad Social. Esta es una de las debilidades de este gobierno, que tiene 11 años sin debatir este asunto.

-¿Por lo que ha visto, leído y escuchado hasta ahora la oposición está atendiendo esas recomendaciones que hacen los sondeos?

-Hasta la fecha se viene dando una disputa en el seno de la oposición sobre la capacidad de influencia que va a tener cada actor para escoger a sus candidatos. Los partidos vienen sacando cuentas con la contabilidad de las últimas votaciones y veo actores nuevos, que no pertenecen a los partidos, reclamando espacios. Lo importante es que ambos actores entiendan que se necesitan mutuamente para conformar una lista atractiva para varios públicos.

-Pero la oposición tiene posibilidades reales de vencer en las elecciones de septiembre, pues todos los sondeos revelan que el chavismo sigue siendo mayoría.

-Acabo de ver un estudio del IVAD, que cerró el 8 de diciembre, que dice lo siguiente: 78% de los encuestados dice estar muy de acuerdo o de acuerdo con que la Asamblea vigile al Ejecutivo. El 54% dice estar muy de acuerdo o de acuerdo con que esta AN no ha hecho el trabajo que le corresponde. 73% dice que es justo que la AN esté más equilibrada. 78% dice estar muy de acuerdo o de acuerdo con que la oposición tenga una buena representación en la AN. 46% dicen que la oposición debería tener la mayoría en la nueva AN. El 50% dice que va a votar para que factores distintos al oficialismo lleguen a la AN. Sobre las preferencias, 40% dicen que votarán por candidatos apoyados por partidos del chavismo o independientes cercanos a él; mientras que 45% votarán por candidatos apoyados por partidos opositores o independientes cercanos a ellos. En términos de opinión pública, la oposición tiene una opción de competir seriamente. La devaluación y la conflictividad social pueden abonar el terreno, pero eso no es suficiente. La oposición tenía un clima favorable antes del referendo del año pasado. Los estudios de diciembre de 2008 decían que la oposición ganaba por 13 puntos al Gobierno, pero esa tendencia se revirtió porque la oposición se fue de vacaciones, mientras Chávez hizo campaña.



Juan Francisco Alonso
Publicar un comentario