Libertad!

Libertad!

jueves, 21 de enero de 2010

Más sobre la vacuna contra la gripe A H1N1

ALERTA EPIDEMIOLÓGICA Nº 113
INFLUENZA PANDÉMICA A (H1N1)2009
INTRODUCCIÓN
Las declaraciones del director estadal de Salud del Distrito Capital, en las cuales argumenta que "aún no se ha iniciado la distribución de la vacuna contra la gripe A H1N1 en el país, pues se esperan tener mayor seguridad sobre los efectos secundarios que esta causa en los pacientes"…. "La aplicación de la vacuna está en veremos, pero no porque no la hayamos comprado; si no porque se están haciendo las pruebas necesarias para ver las reacciones que puede causar"….. producen malestar y desconcierto.

Los argumentos a los cuales acude para excusar el incumplimiento del compromiso del gobierno en iniciar la campaña de vacunación en el mes de enero, son a todas luces inconsistentes.

Detalladas pruebas de seguridad fueron realizadas de manera extensa antes de que las Autoridades Mundiales en salud, la OMS autorizaran la vacuna para uso humano. Las vacunas han sido elaboradas con rigurosos controles de calidad, y con tecnologías que han probado ser efectivas. Desde el mes de septiembre, 16 países han iniciado sus planes de vacunación y hasta este momento mas de 65 millones de personas se estima han recibido la vacuna. Los efectos secundarios y las reacciones indeseables atribuibles a la vacuna han sido menores y la vigilancia epidemiológica de reacciones adversas tipo Síndrome de Guillain-Barré y de fallecimientos no ha mostrado un número superior de lo esperado.

A nivel mundial, se han ido aclarando las dudas relacionadas con el uso de adyuvante, y el biológico disponible está libre de contaminantes y sustancias preservadoras que el público ha rechazado.

La experiencia hasta ahora recolectada indica que la vacuna es efectiva y que por lo general se acepta que solo es necesario aplicar una sola dosis para inducir respuesta inmunogénica protectora.

Los expertos de la OMS en vacunas han reiterado y certificado la seguridad y la eficacia de la vacuna.

Nos preguntamos, ¿qué tipo de pruebas están realizando las autoridades de salud de nuestro país para investigar las reacciones que puede causar la vacuna?

Por otra parte, si no se inicia el plan de inmunización no se podrá hacer la vigilancia epidemiológica sobre los efectos secundarios y las complicaciones que esta puede producir en los seres humanos, que son riesgos razonables previstos.

Sin dudas, posponer la aplicación de la medida preventiva mas efectiva para proteger a las personas contra la infección no tiene sentido ni razón de ser, porque los argumentos en contra de su uso no tienen fundamento cuando se contrastan con el peso de la evidencia y el virus sigue circulando de manera amplia y extensa en nuestro país y se siguen registrando personas fallecidas como consecuencia de la infección por el virus pandémico.

Mientras tanto, numerosas personas susceptibles esperan la aplicación de la vacuna, entre ellas, las embarazadas que constituyen un grupo de población de alto riesgo de padecer complicaciones y muertes como consecuencia de la infección por el virus de influenza pandémica. También los grupos de jóvenes y niños, las personas con enfermedades crónicas pre existentes y el personal de salud.

El funcionario tampoco dice cuándo llegó la vacuna a Venezuela si es que llegó, ¿qué tipo de vacuna se adquirió?, ¿cuánto costó la importación del producto? Ni los detalles de preparación de la campaña de vacunación.

Una vez mas, la falta de información, las declaraciones inconsistentes y sin fundamento siembran incertidumbre y las contradicciones de las autoridades de salud son enemigas del éxito de una campaña de vacunación para proteger la salud de las personas.

¿Debemos esperar que enfermen y fallezcan venezolanos por la infección, por no haber sido protegidos?


José Félix Oletta L.
Publicar un comentario