Libertad!

Libertad!

jueves, 5 de mayo de 2016

Asilados en Canadá

Refugiados y asilados en Canadá

  


Decidida a mantener su tradición humanitaria y a respetar sus obligaciones internacionales, la nación canadiense ofrece cada año protección a miles de personas que padecen persecución, riesgos de tortura o amenazas a su vida por motivos de raza, religión, nacionalidad, creencias políticas, elección sexual o por motivos de género.
Según informes de las Naciones Unidos, Canadá es el tercer país industrializado que más solicitudes de asilo recibe, detrás de Estados Unidos y Francia.
Sin embargo, el sistema de asilos canadienses ha sufrido también fuertes señalamientos. Resulta un proceso laxo y tardío para algunos críticos. De hecho, el tiempo promedio de tramitación de cada solicitud se ha calculado en 16 meses y el de apelación de una demanda en 11 meses.
Las autoridades canadienses han acometido varias reformas al sistema con el objetivo de que los lapsos se acorten y las respuestas se obtengan entre 60 y 90 días.
Sistema de protección de Canadá para refugiados y asiladosCanadá ofrece ayuda oficial a refugiados o personas que necesitan protección. No importa si los ciudadanos se encuentran en territorio canadiense o en el exterior del país, si su seguridad está en peligro, pueden ser elegibles para ser beneficiarios del sistema de asilo y protección de refugiados del gobierno canadiense.
• Protección para personas que se encuentran en Canadá
Un refugiado es una persona que está fuera de su país de origen o de residencia habitual y no puede volver porque teme ser perseguida por motivos relacionados con su profesión, su religión, sus opiniones políticas, su nacionalidad o su pertenencia a un grupo social.
Una persona protegida es un ciudadano que se encuentra en Canadá y tiene miedo de regresar a su país de origen o de residencia habitual por alguna de las siguientes razones:
– corre peligro de ser sometida a tortura;
– penden sobre ella amenazas a su vida;
– tiene riesgo de sufrir castigos inhumanos, crueles o inusuales.
Ciudadanos que se encuentran en tales situaciones, pueden solicitar asilo al gobierno de Canadá; a menos que estén sujetas a una orden de expulsión, en cuyo caso no podrán pedir refugio.
Cuando una persona llega a Canadá a través de un aeropuerto, puerto o puesto fronterizo con Estados Unidos, puede demandar asilo en el mismo puerto de entrada. El oficial de inmigración examina el caso y decide si la solicitud puede ser remitida a la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá (Immigration and Refugee Board of Canada, IRB), tribunal independiente que decide sobre asuntos de inmigración y refugio.
Cabe resaltar que en virtud de un acuerdo con los Estados Unidos, (Safe Third Country Agreement) según el cual un refugiado debe solicitar asilo en el primer país seguro al que llegue, si una persona llega a Canadá a través de la frontera con Estados Unidos, no puede pedir asilo en Canadá. Algunas excepciones son posibles, como en el caso de las personas con algunos familiares que ya viven en Canadá.
Es importante que el ciudadano que solicita refugio presente todos sus documentos de identidad, incluyendo pasaporte, permiso de conducir y otros documentos pertinentes. Recibirá un formulario de información personal que debe ser completado, para enviar a la junta examinadora.
Es posible también que el ciudadano presente una solicitud en una oficina del departamento de Ciudadanía e Inmigración de Canadá (Citizenship and Immigration Canada). Esta dependencia federal examinará el caso y contactará al interesado para una entrevista personal, de considerarlo necesario.
La solicitud de refugio podría no ser admitida para presentar a la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá, si se cumplen alguna de las siguientes situaciones:
– La persona ya ha sido reconocida como refugiada por otro país al que se pueden volver;
– El ciudadano ya ha sido reconocido por Canadá como persona protegida;
– La persona entró a Canadá desde Estados Unidos (Safe Third Country Agreement).
– La persona no tiene derecho de entrar a Canadá por razones de seguridad, por prácticas de actividades criminales o por violación de los derechos humanos;
– Si la persona ya había realizado una solicitud de asilo en el pasado y se consideró que no era elegible para su remisión a la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá;
– La persona ya había realizado una solicitud de asilo y su petición fue rechazada por la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá.
Cuando una solicitud de asilo es aceptada, el ciudadano obtiene el estatus de “persona protegida”, lo que significa que tiene derecho a permanecer en Canadá y solicitar una residencia permanente.
Si su solicitud es rechazada, la persona recibe una notificación explicativa de las razones de la decisión. La persona deberá abandonar Canadá en un lapso de 30 días.
Sin embargo, el ciudadano tiene 15 días, a partir de la fecha en la que reciba la notificación, para solicitar una revisión judicial de su expediente en un Tribunal Federal de Canadá. También puede pedir evaluar el riesgo que corre con la remisión de su caso o aludir motivos humanitarios y caritativos para la re-evaluación de su expediente.
Más información:
Immigration and Refugee Board of Canada
Web: www.irb-cisr.gc.ca/Pages/index.htm
(COMENTARIO HACE UNOS AÑOS ESCUCHE QUE CANADA AYUDABA CON 600 DOLARES AL MES A LOS ASILADOS QUE NO TUVIESEN RECURSOS, HAY QUE INVESTIGAR
Publicar un comentario en la entrada