Libertad!

Libertad!

martes, 24 de mayo de 2016

Entrevista aL historiador Elias Pino Iturrieta


Actualidad

Elías Pino Iturrieta: “Por primera vez, Juan Bimba habla en nombre de sus intereses”.


Por Hugo Prieto | 22 de mayo, 2016



Elías Pino Iturrieta retratado por Daniel Loaiza
Elías Pino Iturrieta retratado por Daniel Loaiza
Esta entrevista —aun para los lectores—, puede ser el vivo ejemplo del lema >. La sola propuesta de indagar en el pasado sobre las experiencias de cambio político en la historia de Venezuela puede resultar desoladora. Casos hay muchos y casi todos, por no decir todos, han desembocado en la violencia. Desde la sampablera en el Congreso, en los tiempos de Monagas, hasta el 23 de Enero de 1958. Sobre este tema gira la conversación periodística con el historiador Elías Pino Iturrieta, quien no necesita presentación.
Hay nuevos interlocutores, la Iglesia Católica, que pudiera jugar un papel importante, aunque el gobierno de Maduro canceló la visita del embajador del Papa. Al parecer, mató al tigre, pero le tuvo miedo al cuero. En la mesa de diálogo, hay un nuevo interlocutor, Juan Bimba, que es muy distinto al Juan Bimba papá y al Juan Bimba abuelo. Este nuevo Juan Bimba descubrió que tiene un arma y lo demostró el 6-D. Transición puede haber, aunque el término suene presuntuoso, arreglos quizás, pero si nos atenemos a la historia venezolana, seguramente va a imperar la transacción. Y esa palabra es un disgusto para todos.
En la perspectiva de la crisis y de lo que se advierte, que podría ser la idea del cambio político y de la transformación del país, ¿Qué antecedentes hay en Venezuela?
¿Antecedentes en el sentido de que se busque un camino, que no sea tan traumático?

No, no, en el sentido de que se advierta la necesidad del cambio y de que hay que conjugar fuerzas para impulsarlo.
Ah! Antecedentes en ese sentido hay muchos, pero las soluciones, en general, han sido violentas. Cuando Monagas reforma la Constitución para continuar en el poder, primero, porque él estaba muy asentado, había gobernado un primer período, había gobernado su hermano un segundo período y él volvía por un tercer período, con una debilidad inherente de la oposición, si se puede utilizar el término. El partido de Páez, el partido conservador, los godos, están como desaparecidos del mapa, el descontento es brutal, hay problemas económicos muy serios, comienzan fenómenos de hambruna, se oye el grito ‘viva la libertad, muera el ganado’, la gente mata las reses en el campo para mitigar el hambre, hay una crisis muy grave que obliga a que los liberales, que se supone habían apoyado a Monagas, y los godos, que habían sido echados del poder por más de una década, se agruparan, pero la agrupación desembocó en una guerra. No quedó más remedio que lanzar el grito de revolución, hablar de olvido del pasado, hablar de armonía social, y con esa bandera, la de armonía social, se le da una arremetida militar triunfante a Monagas. Entonces, sí, hay situaciones previas de molestia, de reagrupación de fuerzas contrarias al régimen, liberales y conservadores, pero cuya salida no será sino una guerra civil.

Es la constante del siglo XIX en Venezuela.
Durante el primer período de Guzmán Blanco, ocurre lo mismo. Ya el exceso de la corruptela, la petulancia de Guzmán, el control de un partido que él está creando a su manera, todo eso provoca una reacción que se pretende canalizar por el camino institucional. Se proclama a su sucesor como el gran demócrata, para oponerle ese título a la demasía y al personalismo que había caracterizado al período llamado el septenio y se trata de hacer un movimiento en el Congreso, en la prensa. Comienzan a surgir periódicos antiguzmancistas para mover a la opinión pública, abundan los discursos en el parlamento para la reforma de la Constitución, para evitar el retorno de Guzmán y eso también fracasa y desemboca en una guerra civil. Todo se soluciona por el camino de las armas. Es decir, no se soluciona.

Si tenemos esa experiencia, que es muy venezolana, cuyo desenlace ha sido la violencia, la guerra, uno podría decir que en este momento hay una incapacidad para encaminar el conflicto por vías constitucionales y el gobierno está jugando con candela. ¿Falta como el detonante, no?
Sí, pero hay una suerte de transición que no desemboca en violencia en las primeras de cambio. Es importante, porque es una cuestión de mucha lentitud que, sin embargo, no puede evitar la violencia, pero que lo intenta. Es la transición que se produce en el seno del propio gomecismo. Uno, después de 27 años de tiranía, puede imaginar que ‘todo está atado y bien atado’ como dijo Franco en España. No sucedió así. El gomecismo comienza a languidecer y muestra sus primeros síntomas de desaparición histórica y física, durante el régimen de López Contreras y especialmente en el régimen de Medina cuando las fuerzas antigomecistas crecen y se aclimatan. Regresan los exiliados, comienza un tímido movimiento de opinión pública, se echan las bases de los partidos políticos, lo que va a permitir la propuesta de un país distinto. Eso es lo que se llama el postgomecismo. Lo importante es que comienza una transición, pero el hecho es que no la provoca la oposición, ni la sociedad en principio, sino la misma cúpula que considera que la situación no puede continuar de ese modo. También hay problemas económicos, problemas de hambruna y terribles problemas sanitarios y el general López Contreras, en los primeros discursos dice: ‘señores, el país es una ruina. Esto no puede continuar así’. El heredero, el escogido del benemérito, se atreve a decir eso. Pero el distanciamiento no fue suficiente hasta el punto que va a provocar un golpe de Estado en octubre de 1945.

Pero digamos que el distanciamiento no fue suficiente porque había unas fuerzas políticas y unos militares que no estaban satisfechos con ese distanciamiento. O que querían imponer una visión distinta del país.
¿A qué militares se refiere? ¿A Pérez Jiménez? Es bueno que lo diga para aclarar la situación partiendo de su argumento.

SI DESEA VER LA ENTREVISTA COMPLETA OPRIMA EL ENLACE 
http://prodavinci.com/2016/05/22/actualidad/elias-pino-iturrieta-por-primera-vez-juan-bimba-habla-en-nombre-
Publicar un comentario en la entrada