Libertad!

Libertad!

miércoles, 18 de mayo de 2016

Una Asamblea menos desdentada

Decálogo para una Asamblea menos desdentada

El gran fraude a la mayoría que quiere cambio sería pactar elecciones de gobernadores y revocatorio para el 2017 y esto aún se puede evitar

Publicado en: Opinión

Por:
Thays Peñalver Abogada y escritora.

Compartir este artículo


El Ministro de Economía en 2016 nos explica ya sin tapujos que nuestras reservas están en 12 millardos, que nuestras importaciones estarán cercanas a los 14 millardos y que según lo indicado en sus reportes anuales este país habrá crecido durante 18 años en 2016 el 29%, mientras que la población habrá crecido a finales de este año un 29,6%, es decir que el principal logro de la revolución fue habernos congelado en el tiempo y aún estamos en 1998. Diecisiete años perdidos, tirados a la basura y volvemos a comenzar con los mismos recursos de 1998, las mismas reservas, las mismas importaciones y las mismas calorías a consumir. Pasando el chavismo a ser, en ejecución y de manera demostrable, el peor gobierno de la historia económica y una gigantesca mentira. Que ¿qué gobierno ha construido un millón y medio de viviendas en 17 años? Gritan los chavistas en su defensa, casi todos  los demás construyeron proporcionalmente más de dos millones.

Y por eso cuando hablamos de retroceso político el del PSUV también es el peor de todos, en la última elección del Congreso bicameral el MVR obtuvo 58 representantes de los 161 que componían ambas cámaras, hoy el PSUV tiene apenas 51. Y en las primeras elecciones de Gobernadores el MVR se llevó 11, mientras que en diciembre próximo se podría quedar (con muchísima suerte) apenas con Cojedes, Delta Amacuro y Portuguesa, mientras que la MUD dará el golpe mortal en 21 de los grandes ejes de poder descentralizado y peor ocurriría en la de Alcaldes, pues hoy la MUD tiene ganadas 263 alcaldías (muchas más que la que tiene el chavismo actualmente), dejando al PSUV como un partido de minoría política casi intrascendente, pues el mapa de Venezuela es azul, azulito. De allí, que Maduro se atrinchere para evitar a toda costa una próxima elección, sea la que sea.

Es por esto por lo que Maduro está recurriendo y recurrirá a la dilación procesal de todo lo que huela a elecciones, no solo la del revocatorio sino a ninguna otra, porque no se atreverá a medirse en las urnas electorales. Cualquier persona sensata en el mundo entiende que si la oposición inició el proceso revocatorio con la consignación de 2,5 millones de firmas y que el dos de junio de 2016 culmina el período de evaluación de ese proceso, éste quedará activado automáticamente y se procederá a activarse el revocatorio como un acto administrativo en Junio del 2016, pues el proceso se exigió y se efectuó dentro de los lapsos tal y como consta en el expediente que ya existe en el CNE, de modo que el Revocatorio debe realizarse este mismo año. Que la autoridad actúe de un modo delincuencial y socave el proceso con dilaciones indebidas, no excluye en lo absoluto que el acto administrativo, de estar cumplidos los requisitos de ley, tenga como fecha el 2 de Junio (días más o menos) como fecha de revocatorio presidencial, así las elecciones las difieran a otra fecha, pues no es solo un derecho constitucional el que pretende ser desbaratado, sino más de un siglo de Derecho Público moderno.

Paradójicamente a Maduro le conviene más el revocatorio en el 2017, que las elecciones de gobernadores en el 2016 ya que él sabe, que este es su verdadero problema. Lo que pretende es negociar con sectores de oposición (que no quieren tampoco que ocurra en 2016 por razones políticas objetivas) que eso pase en 2017 y negociar también que las elecciones de gobernadores sean en diciembre del año siguiente.  Pues al socavarse el poder ejecutivo regional, deja a los gobernadores chavistas desempleados y sabe que son un gigantesco problema. A algunos los podría nombrar como cónsules (no como embajadores pues requiere el voto de la Asamblea) para sacarlos del juego pero no podría integrarlos a puestos claves en su administración ya depurada de enemigos en su momento.

El revocatorio en el 2017 es la gran apuesta de Maduro, pues seguramente designaría a Cilia Flores como Vicepresidenta, solo con el fin de generar una gigantesca abstención y así poder ganarlo. Esta jugada  para la inmensa mayoría de los venezolanos sería un absurdo y les costaría a muchos ir a votar a sabiendas de que no podrán sacar a Maduro y a su proyecto, porque la realidad es que apenas necesita que unos 600 mil votos de nuestro lado lo consideren un absurdo y no salgan a votar. Es decir, que un revocatorio en el 2017, sería inadmisible sin límites, más aun habiendo transferido las elecciones de gobernadores a diciembre de 2017 dándole un respiro gigantesco a Maduro con su grave problema interno y con los poderosísimos (políticamente dentro del chavismo) gobernadores chavistas desempleados.  Acudir a un revocatorio en 2017, habiendo caído en la trampa de dilatar la de gobernadores, es la estafa política más grande, en que podría caer el liderazgo opositor.

Pero la Asamblea tiene también sus problemas propios de cara a 2017. Si bien no faltarán quienes sigan en su inútil plan de dejar que todo se caiga en pedazos para recoger alguna utilidad, la mayoría debe entender urgentemente que una inflación de 300-500 % y otra proyectada a 800-1200 % es una situación política que emula a la tragedia de Vargas, se lo lleva todo por delante y no diferencia a rojos de azules. Y no voy a caer en la crítica a la Asamblea en sus primeros 100 días en ejercicio, sino que le voy a dar algunos consejos prácticos, el primero de mis decálogos, lleno de buena fe porque en ella están cifradas mis esperanzas para recuperar a Venezuela y la de millones:

1.   Dejen de trabajar “en el chavismo”, sean algo nuevo. La Asamblea no ha cambiado la estructura impuesta por el chavismo y se necesita algo nuevo y tranquilizador. Si nuestro “problema es la educación” ¿cómo podemos tener una ‘Comisión’ de asuntos penitenciarios (donde están las víctimas de la falta de educación) y no una que busque mejorar nuestro problema?, ¿No es un absurdo tener una ‘Comisión’ del Poder Popular y no una de Producción? ¿Si nuestro problema es que no estamos industrializados (producimos) como puede haber una de desarrollo social (basada en que)? ¿Cuáles son nuestros verdaderos problemas y cuáles sus soluciones?, ¿En serio ‘Comisión permanente para el Poder Popular’?.

2.     Libérense del “Síndrome de Estocolmo”. Secuestrados durante 17 años y habiendo visto el reguero de sangre, los presos políticos, perseguidos y los millones de víctimas no podemos pensar que esa gente hizo algo bien. Les ruego que piensen que el chavismo no puede ser bien gerenciado, es algo fatídico. El populismo ha sido nefasto, no lo inventó el chavismo, trajo al chavismo y destruyó al chavismo. Dejen la carrera por ver quién es más populista cuando en estos momentos el pueblo lo que necesita es una luz, un guía que les indique un camino diferente.

3.     Por el amor de Dios, no contribuyan con la “guagua inflacionaria”. El presupuesto de Venezuela para el 2016 se agotó en Mayo, no hay un centavo más y estamos en saldo rojo, ustedes lo saben. 190 millardos de Maduro en Enero, un aumento del 20%, otro aumento del 30% y sus impactos en aguinaldos, créditos adicionales en su emergencia, créditos adicionales de la Asamblea, Ley de cesta tickets y otra más de aumentos al sector educativo junto a lo ejecutado ya acabo con lo planificado. ¿Estamos o no en crisis?, ¿De dónde van a salir los recursos para los otros 7 meses y los ajustes de inflación? No puede ser una carrera para ver quién puede dar más palo a la piñata presupuestaria, siendo la Asamblea la que obligue a imprimir dinero para 2016 y mucho más en el 2017.

4.     Dejen de cortejar al chavismo. Acción Democrática guste o no fue “la gran Venezuela” el populismo desbocado y un barril a $107, el chavismo guste o no, fue otro sueño faraónico, más populista aún, con el barril a $108. Hoy el 70 % del electorado abandonó ese modelo de representación, el 56 % vota por la oposición, trabajen con ese 56 % que es el que busca el cambio y dejen de creer que ese “otro por ciento” los va a querer algún día: entiéndanlo, el repele que se fascina con la hambruna y la mortandad por la falta de medicamentos, no quiere a nadie.

5.     Actívense juntos y con un solo propósito. El chavismo sobrevivió incluso ejecutando propuestas antidemocráticas, porque lo sostenía “la voluntad popular” nadie podía influir porque “era un gobierno legítimamente representado” hoy no lo es, el único Poder que está legítimamente representado hoy es la Asamblea, porque Maduro cada vez que viola la Constitución Nacional en alianza macabra con el TSJ se deslegitima y por decisión propia. El expediente para probar que el chavismo ha destruido la única pata democrática que le quedaba ante el mundo, hay que armarlo.

6.     Todo es un asunto de votos. En la OEA hay 14 votos a favor, 14 en contra y 6 que cambian posturas. Igual pasa en menor medida hoy en Mercosur, busquen los votos… donde los votos valen.

7.     El único golpe que está en gestación, es el golpe que recibirán en las elecciones para las gobernaciones y será un golpe de votos otra vez. Ya sabemos que el referendo lo harán en 2017. Saquen entonces a patadas al chavismo por donde les duele.

8.     Abran todos los campos de lucha democrática posibles. Los referendos abrogatorios, son más importantes que las leyes. Los consultivos más importantes que las opiniones políticas.

9.     No se victimicen. Políticamente victimizarse es suicidarse. Las huelgas de hambre o encadenarse son para los ‘luchadores sociales’, un profesor en huelga de hambre es visto que lucha por su derecho, un político en huelga de hambre es percibido como alguien que no ha entendido sus fortalezas y el papel que le ha tocado jugar.

10. No se burocraticen. Habla la experiencia del final del Congreso Bicameral. Lo peor que le puede pasar a la Asamblea es la burocratización. Da la sensación de que trabajan muy duro, pero nadie lo percibe así, no se ve y la ausencia de resultados puede matar la esperanza del 6D. Valen más la pena dos o tres garrotazos políticos contundentes, que cien poco importantes.

Comentario : Articulo de pinion
Publicar un comentario en la entrada