Libertad!

Libertad!

miércoles, 18 de mayo de 2016

Venezuela ? Lucha final ?

Venezuela: ¿el comienzo de la lucha final?; por Fernando Mires

mires-1605-640 Fotografía de Diego Vallenilla. Para ver la galería completa haga click en la imagen.
Para quienes tienden a pensar de modo mecánico, las definiciones duras son la clave del hacer político. Para ellos la práctica política está semánticamente condicionada, incluso determinada por una definición inapelable. En un mundo de definiciones provisorias –como son las de la política (y las de la vida)- se sienten muy incómodos. Me atrevería a afirmar incluso que mientras menos flexibles son las definiciones, mayor es la vocación autoritaria de quienes las sustentan.
Sabemos por ejemplo que si un dictador o gobernante autoritario define a sus enemigos como a ratas (Hitler), gusanos (Castro), maleza (Pinochet), sus palabras son órdenes de exterminio. En la lucha democrática, en cambio, las palabras compiten entre sí. Las construcciones hegemónicas son gramaticales, sintácticas y por lo mismo, discursivas. Se acaba la discusión y el discurso es transformado en simple ideología. En consecuencias, para que el discurso conserve su carácter democrático las cosas no deben ser nunca definidas para siempre. De la indefinición y no de la definición depende la continuidad del debate político. Y del debate político depende la vida democrática.
Valgan estas palabras para intentar entender una discusión que ha marcado a casi toda la historia de la oposición venezolana, la de la definición del gobierno, dicen unos, del régimen dicen otros. Términos que tampoco son sinónimos. Régimen alude a una forma de estado, gobierno al ejercicio del poder estatal.
En el caso del fenómeno chavista lo uno ha tendido a confundirse con lo otro. Pero también es cierto que lo uno depende de lo otro. Esa es la razón por la cual los cinco o seis que rodean a Maduro intentan oponerse con todos sus medios a que el revocatorio convocado por el conjunto de la oposición tenga lugar el año 2016. Pues si tiene lugar en el 2016, con el fin del gobierno de Maduro se acabaría el régimen. Si tiene lugar después del 2016, se iría Maduro pero el régimen continúa.
Como es obvio, para la estructura de poder chavista se trata de salvar al régimen aunque sea al precio de deshacerse de Maduro. El problema es que para postergar al revocatorio el régimen debe violar la esencia misma de la constitución (originariamente chavista) y con ello aparecer como lo que ha intentado no parecer: una abierta dictadura. En el hecho, es lo que está ocurriendo.
El gobierno de Maduro, al defender anti- constitucionalmente al régimen sobre el cual se sustenta, se ha transformado, sobre todo después del anuncio del estado de excepción (14-M), en una abierta dictadura militar. Si se escuchan las palabras de Cabello, Rodríguez o Maduro, es posible observar, además, que han perdido hasta el respeto por las formas. Hecho importante. Pues es muy distinto definir a un gobierno como a una dictadura a que este se defina a sí mismo como tal. No otra cosa es el decreto del estado de excepción. O así: el gobierno ya no solo “es” una dictadura, además, “aparece” como dictadura.
La discusión entre el ser y su apariencia no es en este caso ontológica. Pues en política operamos sobre el terreno de las apariencias y no sobre el de las esencias. Para esto último están los filósofos. Eso quiere decir que el gobierno cada vez se parece más a una dictadura de hecho. ¿Qué significa esto? Algo muy simple. Hasta antes de la declaración del estado de excepción, el de Maduro, de acuerdo al legado del difunto, era un gobierno civil-militar. Durante Maduro se convirtió en un gobierno militar-civil. Hoy, después del decreto de estado de excepción es un simple gobierno militar. Y todo gobierno militar es, guste o no, una dictadura. Así como no hay golpes civiles, no hay dictaduras no militares.
¿Significa entonces que el gobierno de Maduro es un gobierno más fuerte que antes? Depende de lo que entendamos por fuerza. Si la entendemos como simple fuerza bruta, es evidentemente más fuerte. Si la entendemos como fuerza política, es un gobierno muy débil. Y lo es, pues el estado de excepción significa la suspensión del derecho público y su entrega al estamento militar.
En otros términos, y dicho en contra de la idea que popularizó Carl Schmitt, al renunciar a la potestad política en aras de la militar, el gobierno pierde y no gana soberanía política.
“Soberano es quien decide sobre el estado de excepción” fue el veredicto del inteligente jurista alemán. Probablemente pensó Schmitt en una soberanía ejercida frente a una situación de calamidad pública, frente a un peligro de guerra o frente a una revolución. Ninguno de los tres es, sin embargo, el que llevó a Maduro a suspender (explícitamente) las garantías constitucionales. Las suspendió en cambio contra una oposición civilmente organizada que defiende un derecho constitucional. Como escribió en un twitter Nicmer Evans, apologista de la pureza virginal del chavismo originario, “Chávez (a diferencias de Maduro) con un golpe de estado concreto, guarimbas, paro petrolero, etc., nunca decretó un Estado de excepción”.
Lo que no agregó Evans es que Chávez no tenía ninguna necesidad de hacerlo. La razón es que Chávez ejercía una dominación hegemónica y desde el punto de vista de su constitución, legítima. En cambio –y este es un punto fundamental- la dictadura de Maduro ya no es hegemónica. Con ello se está afirmando que no basta definir a un gobierno como una dictadura sin precisar a que tipo de dictadura nos estamos refiriendo.
Hay en efecto dictaduras hegemónicas y otras que no lo son.¿Qué es una dictadura hegemónica? La respuesta deberá rozar inevitablemente algunos supuestos teóricos gramscianos y otros arendtianos.
Bajo el concepto dictadura hegemónica entendemos una cuya dominación no se ejerce solo mediante el uso de la fuerza bruta sino mediante una centralidad constituida por un discurso o un conjunto de ideas o un programa social o una ideología o simplemente por una figura totémica (carisma) como fue el caso de Chávez. Ahora, en ninguno de esos puntos el gobierno de Maduro ejerce hegemonía. Todo lo contrario. Los ha ido perdiendo uno por uno. Más todavía, ha perdido el basamento sobre el cual era ejercida la hegemonía chavista: la mayoría electoral. La pérdida de esa mayoría ha inhabilitado, a la vez, el carácter populista del chavismo. Si el gobierno de Maduro es todavía populista, se trataría de un populismo sin pueblo.
La representación mayoritaria del pueblo reside después del 6-D en la Asamblea Nacional, no en el Ejecutivo.
La mayoría electoral –en ese tema sigo a Arendt– es condición ineludible para el ejercicio de la hegemonía democrática. Si bien no toda mayoría es hegemónica, no puede haber hegemonía sin mayoría. Una hegemonía minoritaria sería de por sí un contrasentido.
Y bien, si a la perdida de hegemonía política agregamos el aislamiento continental que comienza a sufrir la dictadura de Maduro, la situación no puede ser más catastrófica. Sin el apoyo de los gobiernos de Argentina y Brasil, a Maduro solo le queda el del cada vez más distanciado Correa, el de un perdedor plebiscitario como Evo Morales, el de la familia Ortega (que menos que apoyo es desprestigio) y el del comunismo-Chanel de los Castro.
En términos directos: las condiciones objetivas para un cambio de gobierno (y de régimen) ya están dadas. Las subjetivas –dada la repulsa creciente que provoca el gobierno- también. Ese mensaje ha sido entendido perfectamente por la oposición democrática. Todas las señales indican que ha llegado el comienzo de la lucha final. La alternativa del revocatorio –electoral, constitucional, democrática y pacífica- ha aparecido en el momento más preciso.
El revocatorio, por su propia naturaleza, opera como un catalizador del descontento popular. Eso significa que el revocatorio no solo es un objetivo sino también un medio de lucha. Un eje. En torno a ese eje son y serán articuladas múltiples demandas sociales y políticas.
El centro de la lucha ya ha sido ocupado por el símbolo revocatorio. El revocatorio está en el centro y es el centro de la política y la salida, como sucede siempre, será por el centro. Nunca por los extremos. El revocatorio es el líder.
El centro, ese centro que ocupa el centro de las ciudades venezolanas, ha llevado a la oposición a arrebatar las calles al chavismo. Las futuras manifestaciones serán multitudinarias; otras veces no tanto. No importa. Más decisivo que las cantidades será la persistencia, la constancia, y como la experiencia enseña, la unidad.
La suerte está echada. A un lado, la política de las armas. Al otro, las armas de la política
Publicar un comentario en la entrada