Libertad!

Libertad!

miércoles, 11 de mayo de 2016

Entrevista a Ricardo Hausmann

Ricardo Hausmann: “Yo creo que el autogolpe en Venezuela ya ocurrió”

Para el experto, la normalidad constitucional se rompió desde el minuto en que el gobierno intervino el Tribunal Supremo de 
Por Renato García J.
Ricardo Hausmann: “Yo creo que el autogolpe en Venezuela ya ocurrió”
Ricardo Hausmann, profesor de la Universidad de Harvard y uno de los venezolanos más reconocidos en el ámbito económico a nivel internacional, sigue con pesar los turbulentos hechos que sacuden a la nación. El experto califica como una verdadera crisis humanitaria la situación que afecta a su país, al que no puede ingresar desde hace años debido a que el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha prometido procesarlo en represalia por las críticas que publicó en uno de sus artículos.
Sin embargo, no pierde la confianza. Si la nación lograra dar una salida institucional al caos que vive actualmente, confía en que el shock positivo de confianza ayudaría a salir de la crisis, tal como está ocurriendo con Argentina tras el cambio de gobierno.
- ¿Cuánto puede seguir deteriorándose la situación en Venezuela y en qué puede derivar?
- El deterioro ha sido inimaginable. No creo que haya habido un país de Latinoamérica que haya sufrido un deterioro similar. Probablemente puede haber algunos casos muy excepcionales como el período especial en Cuba o la hiperinflación en Perú, pero este es un caso extremadamente inusual y creo que mucho tiene que ver con el control policial del país, con los presos políticos, con la eliminación de la libertad de expresión, con un conjunto de otros mecanismos de control político.
Hay un proceso de intimidación. La gente está también muy temerosa por la criminalidad disparada. Hay una situación de descomposición muy única.
- ¿Pero cuánto tiempo más pueden seguir las cosas así antes de que se precipite un desenlace?
- Esa es una pregunta que todos se están haciendo porque hay muchos canales constitucionales para buscar una solución política. Esencialmente lo que ha pasado es que este es un gobierno que perdió completamente su piso político, un gobierno extremadamente impopular con una población que quisiera que se fuera. Hay algunos mecanismos para que eso se haga por la vía constitucional, pero el gobierno está tratando de cerrar todos esos mecanismos.
- ¿Piensa que eventualmente el presidente Maudro accederá a buscar una salida institucional a la crisis?
- Este es un gobierno que ha estado muy penetrado por el narcotráfico, el lavado de dinero, por mucha corrupción y contrabando y eso hace que no acepte la alternancia política porque eso significa renunciar a todas estas actividades. El ministerio público en Venezuela no tiene ninguna investigación abierta sobre los numerosos casos de delitos en que aparecen involucrados familiares o personajes cercanos al gobierno.
- ¿Se imagina al gobierno del presidente Maduro llegando al final de su período?
- No me parece nada obvio que lo pueda hacer, pero tampoco me imagino exactamente cuál va a ser el mecanismo de transición.
El Tribunal Supremo de Justicia está nombrado inconstitucionalmente y de la manera más ilegítima está invalidando todas las decisiones tomadas por la Asamblea Nacional. Este ya es un gobierno forajido que no se siente limitado por ninguna de las obligaciones legales y que está tratando de sostenerse sobre la fuerza y el miedo en violación de todos los principios que dieron pie al marco legal, entonces no está dentro de mis competencias poder predecir el futuro. Pero creo que normalmente cuando hay un gobierno que está tan de espalda al sentir de la gente, esos gobiernos no duran.
- ¿Teme que todo esto vaya a terminal mal?
- No tengo temor de que vaya a terminal mal. Sufro porque ya estamos ahora en una situación increíblemente pésima. No es que me preocupe que la situación se deteriore. Me preocupa que la situación ya se haya deteriorado tanto. Yo creo que en este momento Venezuela no tiene disponibles las calorías necesarias ni las proteínas necesarias para que la gente pueda sostenerse. Ha caído tanto la oferta de cosas básicas que la gente hoy en Venezuela, no mañana, pasa hambre. Me preocupa que la tasa de mortalidad hoy esté subiendo significativamente porque ha colapsado el sistema de salud, porque ha colapsado la red de agua potable, porque ha colapsado la disponibilidad de alimentos, entonces hoy la mortalidad es alta. Lo que a mí me angustia es que hoy estamos viviendo un desastre y este desastre va a continuar. Esto es una crisis humanitaria total escondida por la falta de información.
- El gobierno de Hugo Chávez y luego de Nicolás Maduro tradicionalmente han tenido el respaldo de las Fuerzas Armadas. ¿Sigue siendo eso así?
- Las Fuerzas Armadas están conformadas por mucha gente y siempre que existe un grupo grande en Venezuela, va a aparecer allí el venezolano promedio y el venezolano promedio tiene una pésima opinión de Maduro, del gobierno, de la dirección del país y quisiera un cambio. Eso no se refleja hoy en el Ministerio de Defensa ni en los altos niveles de las Fuerzas Armadas, pero no tengo la menor duda de que este sentimiento está tan generalizado dentro de las Fuerzas Armadas como en el resto del país.
- ¿En ese sentido, es posible que ocurra un golpe de Estado o un autogolpe, como sucedió en Perú?
- Yo creo que el autogolpe en Venezuela ya ocurrió. Cuando el Tribunal Supremo de Justicia fue intervenido y cuando ha tomado medidas desconociendo las decisiones de la Asamblea Nacional, cuando de manera ilegal le destituyeron tres diputados legítimos a la oposición, se produjo un autogolpe. Venezuela está muy lejos de una situación constitucional. O sea, el autogolpe ya ocurrió.
- En el caso de que se pudiera dar una salida constitucional, Venezuela podría seguir el camino de Argentina, donde un nuevo gobierno produce un shock positivo de confianza.
- En el momento en que los venezolanos vean que tienen un gobierno buscando soluciones, arreglando las cosas en vez de un gobierno dirigiendo al país en la dirección equivocada, escondiendo los problemas y echándole la culpa a los demás, en ese momento obviamente que los venezolanos van a comenzar a pensar en el futuro de manera distinta y eso se va a reflejar en muchas de las decisiones que van a estar tomando. De modo que sí creo que un cambio de dirección va a tener como beneficio una mejora muy dramática en las expectativas. Pero la situación va a ser muy seria, va a requerir muchísimo trabajo y muchísima asistencia de la comunidad internacional.

"La electricidad se regalaba"
Para Hausmann, la actual crisis eléctrica que vive el país es responsabilidad de las autoridades. En el país, asegura, sobra la capacidad instalada, pero no está operativa. "La crisis se desató por la caída en el nivel de la represa Guri, pero lo lógico hubiera sido nunca haber dejado que bajara tanto y haber usado nuestra capacidad termoeléctrica, pero la realidad es que no está operativa y el gobierno no quiere informar sobre su situación", explica.

Hausmann relata que la electricidad en Venezuela "prácticamente se regalaba" ya que la tarifa se fijó hace muchos años y desde entonces la inflación ha subido tanto que en la práctica el precio efectivo de la energía "hoy es cero", dice. Eso provocó que los ingresos del sector se desplomaran y actualmente no alcance ni siquiera para pagar los sueldos a los trabajadores. "Mucho menos pagar los costos de producción, el combustible para las centrales, el mantenimiento y ni pensar en invertir. Este caos es el que ha provocado ahora la crisis eléctri
ca"
Publicar un comentario en la entrada