Libertad!

Libertad!

lunes, 18 de abril de 2011

La MUD debe convertirse en un instrumento para el fortalecimiento de la cultura democrática

Edilberto Pacheco Hellal*
Escuché hace un par de días, el siguiente comentario de uno de mis amigos: “AD logró torcerle el pescuezo a la MUD al decidir las primarias para el 12 de febrero”, interesante expresión que da cuenta de un viejo estilo de hacer política; es la concepción cogollerica, manipuladora, del encapillamiento para decidir sobre el colectivo, apoyada en la idea de que la gente de pensamiento democrático no sabe que es lo que le conviene, por lo que un grupo de iluminados debe decidir ; es el estilo chaveco totalitario reproducido en sectores de la oposición . Acción democrática lamentablemente no cambia su forma de hacer política y poniendo por encima sus intereses, sobre los del país democrático, que ha expresado de múltiples maneras el deseo de que las primarias se hagan este año, logra " torcerle el pescuezo" a la MUD para llamar a primarias en febrero del 2.012. El cálculo político sobre el tiempo que requiere y las otras condiciones necesarias para imponer un candidato, puede más que el reto oceánico que tenemos, no solo para ganar las elecciones, sino para lo que resultará más difícil: la construcción de la gobernabilidad democrática después de Chávez, en un entorno de grave crisis económica, social y moral.
Desde hace varios meses estamos viendo como chacumbele trabaja aceleradamente en el fortalecimiento de su aparato electoral y ahora a partir del primero de mayo reimpulsará con todos los hierros su campaña electoral que inició en septiembre del 2.010. Mientras tanto, la oposición no termina de presentar el proyecto del nuevo país que necesitamos construir y su elaboración transcurre en los sótanos invisibles de un cogollo que no aprende; recuerdo que por allá en los primeros años de la década de los setenta, hacíamos en el MAS, grandes eventos con participación de centenares de profesionales y técnicos para elaborar nuestra concepción de la salud y el programa de gobierno en esa área , fue un esfuerzo importante, por lo menos en lo que a mi experiencia refiere, por democratizar la política; hasta este momento la MUD trabaja en la oscuridad, sin hacer un llamado a los miles de venezolanos que estamos en capacidad de dar aportes importantes no solo en el área de la salud, sino también en muchas otras, para la construcción del proyecto de país.
Ojala y chacumbele no haga una de sus maniobras típicas y nos adelante con cualquier triquiñuela las elecciones presidenciales. Si ello sucediera no me extrañaría ver a la gente de Acción Democrática evadiendo su responsabilidad y achacándosela a "las masas", a la gente común y corriente que es la " que se equivoca". En el pasado ellos fueron los que promovieron un clima político para lograr nuestra abstención en las parlamentarias del 2.005, como otros personajes como Enrique Mendoza participaron en el golpe del 2.002 o desconocieron el triunfo de Chacumbele en el revocatorio, con lo cual no hicieron más que confundir a los sectores democráticos con su pensamiento conspirativo, dándole oxígeno en grandes cantidades a chacumbele, y las consecuencias hoy las estamos pagando.
Dice Teodoro que solo los idiotas no cambian de opinión, y como la mayoría democrática de la oposición no es idiota viene fortaleciendo cada vez más, una posición que apunta hacia la construcción de ciudadanía, hacia la participación consciente y no manipulada, y rechaza las viejas prácticas políticas del cogollo y la mafia politiquera. El surgimiento de un nuevo movimiento sindical democrático y opositor al proyecto de chacumbele, que toma fuerza en las empresas del estado, es una expresión de esta nueva forma de hacer política que ha venido desplazando tanto al sindicalerismo chaveco, como al cascaron corrupto de la CTV; el movimiento estudiantil y sus luchas honestas frente a diferentes problemas, el hermoso y noble movimiento de las enfermeras y enfermeros en el cual se asoma un nuevo liderazgo ético, fresco, democrático, son otras evidencias del fortalecimiento de los valores democráticos frente a la práctica cupular del chavismo y de los sectores de la vieja política que no aprenden, que piensan que el país no ha cambiado y que podrán, después de Atila chacumbele, hacerse del aparato del Estado para volver a sus prácticas inmorales.
En el caso de nosotros los médicos, nada diferencia a Bianco de León Natera, ambos medrando a costa de los organismos gremiales. Y la justificación no puede ser que chacumbele impide las elecciones de los colegios y la Federación. Frente a esa realidad León Natera y la gente de AD y Un Nuevo Tiempo han sido incapaces de participar en la construcción de nuevas formas organizativas y de protesta del gremio; pero soy optimista, ya vendrá el tiempo, y no está lejos, en que estos especímenes de la política sean desplazados por esta nueva generación de dirigentes políticos, de jóvenes, de mujeres luchadoras, de sindicalistas honestos, de organizaciones vecinales, de ONGs y de empresarios con responsabilidad social que tengan a la equidad como un valor importante. La Venezuela postchavez no puede volver al pasado, a sus prácticas inmorales. El esfuerzo que tenemos que hacer es gigantesco para crear un clima de paz, de tolerancia, de respeto, de amplia participación, de construcción de ciudadanía, de gestión impecable y eficiente del Estado, de búsqueda de la equidad, pero también para cerrarle el paso a los intentos de imponer las prácticas políticas del pasado. Yo espero con optimismo que las nuevas generaciones dentro de Acción Democrática, Copei y Un Nuevo Tiempo contribuyan a que nuestros deseos se hagan realidad.

*Médico Psiquiatra y Sociologo, Profesor Titular jubilado de la UCV.
Publicar un comentario